Así fue la rosca para que Vamos Mendocinos! se baje de la elección

Así fue la rosca para que Vamos Mendocinos! se baje de la elección

Un ministro del gabinete de Rodolfo Suarez fue quien encabezó la negociación para que los candidatos nacionales de ese espacio desistieran de sus candidaturas para perjudicar al kirchnerismo. La puerta casi se abre, pero la cerraron los demócratas quienes vieron una trampa en la propuesta.

Marcelo Arce

Marcelo Arce

La jugada no llegó a buen puerto. Es más, terminó generando un efecto contrario. Cambia Mendoza intentó convencer a los postulantes nacionales del frente Vamos Mendocinos! para que retiraran sus candidaturas en las elecciones generales de noviembre, en una movida que tuvo un vida de pocos días y que involucró hasta ministros del gabinete de Rodolfo Suarez.

El plan era concreto: proponerle a Gustavo Gutiérrez, ex aliado de la Coalición Cívica y candidato a diputado nacional de Vamos, que retirara su postulación bajo el argumento de que, en Mendoza, debía generarse un frente antikirchnerista que evitara el acceso al Congreso de más legisladores de ese espacio. Fue el propio gobernador quien, una vez que la rosca estaba caída, planteó en público el pedido. "Deberíamos estar todos juntos en el mismo espacio, sobre todo por lo que está pasando en Argentina, con escándalos en el Gobierno. Hoy los que pensamos de manera distinta tenemos que estar unidos", les pidió.

Suarez dijo esto el martes por la mañana, en la inauguración del Polo Judicial cuando la noticia de que existía esa negociación ya había tomado estado público y además había sido reforzada por un hilo de Twitter del diputado provincial Guillermo Mosso. A esa hora, el gobernador sabía que la estrategia diseñada para que su frente electoral aumentara sus chances de sumar diputados nacionales casi estaba muerta.

Todo comenzó el viernes 24 cuando el ministro de Gobierno, Víctor Ibáñez, se mensajeó con Hugo Laricchia, uno de los referentes de Vamos Mendocinos!, para pautar una reunión que, finalmente, se llevó a cabo en un ámbito privado. La oferta que el funcionario provincial tiró sobre la mesa no tuvo demasiadas vueltas: sin proponer mucho a cambio, les pedía a los candidatos nacionales de ese espacio que se corrieran de la competencia. Laricchia no respondió. Pero se comprometió a dar una contestación rápida después de trasladar el mensaje a sus socios en la coalición que, sin embargo, demoraron todo el fin de semana en juntarse.

Cuando el asunto se trató en la mesa chica de Vamos el lunes, en algunos de ellos había prendido la propuesta. El propio Laricchia estaba dispuesto a discutirla y Gutiérrez hasta analizó una contraoferta. Tiró sobre la mesa aceptar. Pero condicionar al gobierno a cambio con una serie de iniciativas que incluían cinco puntos, entre otros, que el propio Suarez retirara a su vez su candidatura a senador, que se bajara el proyecto de reforma constitucional de la Legislatura y algo más osado que involucraba a la gestión: que se diera de baja la licitación para la limpieza del Parque.

Cuando la puerta a una negociación estaba abierta, Ibáñez volvió a entrar en escena. Los convocó a los del frente a una reunión reservada con el gobernador en la residencia oficial en La Carrodilla, para el lunes por la tarde para ajustar con él los detalles que hicieran falta. Y ahí apareció la negativa del PD, otra de las patas de Vamos Mendocinos!. “Es una trampa, no hay que ir”, advirtió el presidente partidario, Roberto Ajo, quien fue en definitiva quien terminó persuadiendo al resto de rechazar la invitación. Todos advirtieron el peligro de asistir a ese encuentro, Laricchia abrió el WhatsApp  y le escribió a Ibáñez que no irían.

Lo que siguió fue público. La noticia de la rosca trascendió y Mosso refrendó la idea en Twitter. “Apelando a su responsabilidad política e integridad personal, con el respeto y aprecio que tengo hacia él, le pido a Gustavo Gutiérrez que contribuya a sacarle un diputado nacional al kirchnerismo, y desista de seguir compitiendo como candidato en esa categoría”, fue lo que escribió entre otros mensajes de su hilo.

Un detalle. Así como Mosso siguió el diseño de Suarez, otro exdemócrata lo cuestionó. “Hablo en nombre personal. Pero no estoy de acuerdo con que ningún partido se baje de las elecciones de noviembre. Hicieron el esfuerzo, pasaron el piso, entonces tienen que respetar a sus votantes y volver a darles la posibilidad de que quien quiera votarlos, así lo haga. Pedir que se bajen es no respetar al ciudadano y creer que los votos son de los políticos. Mí voto es mío. Aún así, yo le pediría que cada mendocino que voto por esta opción, elija en esta oportunidad en noviembre, una opción republicana con posibilidades y no una testimonial. El ciudadano tiene una herramienta poderosa para marcar el fin del populismo y la tiene que usar. Votar a Cambia Mendoza, no es la mejor opción, es la única opción que tenemos para dar un mensaje categórico al kirchnerismo y decirles "Basta", aseguró a este diario. La frase corresponde a Sergio Miranda, miembro de Cambia Ya, la lista que encabezó Rodolfo Vargas Arizu en la interna con Alfredo Cornejo. Este cruce entre exgansos puede ser revelador de otra cuestión: ¿Estaba Cornejo de acuerdo con la movida?

La salida de Mosso, más el pedido abierto del gobernador terminó abroquelado una respuesta unánime del otro lado por la negativa. Es más: Vamos Mendocinos! prácticamente había estallado hacia adentro después del magro resultado obtenido en el 12 de septiembre con facturas que , hasta la semana pasada, se seguían pasando entre todos. Esta embestida de Cambia Mendoza, los volvió a abroquelar.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?