Qué hay detrás de la ambición de Rodolfo Suarez y Alfredo Cornejo para que "desistan" los partidos chicos

Qué hay detrás de la ambición de Rodolfo Suarez y Alfredo Cornejo para que "desistan" los partidos chicos

El oficialismo de Cambia Mendoza apunta a que algunos partidos chicos de centro derecha se bajen de las generales. Aseguran buscar un frente "anti kirchnerista" en la Nación, pero también consolidar el poder propio en la provincia.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

El pedido del oficialismo, con el gobernador Rodolfo Suarez a la cabeza, para que los partidos chicos se bajen de las elecciones generales apunta para favorecer las ambiciones propias es curioso, pero pone de relieve una particularidad de las elecciones 2021: el voto enigma; cómo actuarán la enorme cantidad de ciudadanos que en las PASO votaron a fuerzas dispersas o a ningún partido. La excusa es "armar un frente antikirchnerista en la Nación", pero también consolidar una estructura de poder inédita en Mendoza, con una legislatura uniforme. 

Pero el escenario hacia noviembre es inquietante, a pesar de la diferencia de las PASO. La cantidad de votos en disputa es relevante y puede cambiar la representación en el Congreso, la Legislatura y los concejos deliberantes. 

Cambia Mendoza obtuvo 435.989 votos en las PASO. Es el 41% de los votos generales, el 42% de los votos válidos y el 48% de los votos afirmativos. El Frente de Todos tuvo 259.901 votos (24% o 28% del total según lo que se tome de referencia). El tercer lugar quedó disputado por el Frente de Izquierda y el Partido Verde, que juntos tienen un 10%. 

Los porcentajes contando los votos en blanco y nulos. 

Los votos dispersos pueden agruparse en dos bloques. El Partido Verde y el Frente de Izquierda tienen un voto "cautivo" donde difícilmente los partidos grandes puedan ir  la pesca. Pero la disputa está por los votantes de los frentes de centro derecha. Allí Cambia Mendoza quiere "bajar" candidatos para captar votos. Y el peronismo busca agitarlos para que le saquen votos a Cambia Mendoza. Por eso se atribuyen lobbies cruzados. Por un lado desde el Gobierno para que se bajen. Y por el otro desde el peronismo para prestar ayuda "moral y logística" para mejorar el desempeño en octubre. 

Los resultados sacando los votos "negativos".

Los frentes minoritarios por separados son irrelevantes. Pero juntos tienen el 18% de los votos afirmativos. El intento de captar los votos dispersos de la derecha es el objetivo principal del oficialismo. Ya lo habían hecho conteniendo a los empresarios en el subfrente Cambia Ya. Ahora buscan bajar al frente de sus ex aliados. Según aseguran, la negociación estaba encaminada, al menos para que desistan algunos candidatos. Pero la premura jugó en contra y se complicó.

El PD y la Coalición Cívica, integrantes de Vamos Mendocinos, cuestionaron el pedido y aseguran sentirse presionados por sus exaliados. "Nos sentimos presionados por gente con la que hemos compartido un espacio. Estamos bastante distanciados porque son más kirchneristas que los kirchneristas que dicen combatir. Hemos hecho recomendaciones y que vuelvan al camino inicial de Cambia Mendoza que nunca deberían haber dejado para evitar caer en los gobiernos. Los vemos a Rody Suarez más parecido a Paco Pérez que a Cornejo", dijo Gustavo Gutiérrez luego de asegurar que no se bajaba de su candidatura como le pidieron Guillermo Mosso y Suarez

Suarez y Cornejo buscan una ecuación rara. Aglutinar a todos detrás suyo, sin resignar poder y siendo oficialismo en Mendoza. El argumento oficial para esa estrategia es "ir contra el kirchnerismo" a nivel nacional, presuponiendo que en lo local estarían todos de acuerdo. En realidad el propio Gobierno podría festejar mucho más en Mendoza que en la Nación porque de ocurrir una "unión tácita" podría sumar una Legislatura uniforme a su favor. 

El otro dato que inquieta al oficialismo qué pasará con los 147 mil ciudadanos que votaron en blanco o anularon el voto. Es decir el voto bronca "negativo" que en las generales puede ir hacia alguna fuerza política. Cambia Mendoza podría ser el que menos tenga para sumar allí y por eso genera más incertidumbre sobre el resultado final. Todo hace que se genere un contexto para que en las elecciones de noviembre haya mucho en juego, a pesar de que se sabe quién ganará. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?