Se hace obvio lo evidente

Se hace obvio lo evidente

O la caída de los mitos de la invencibilidad de las tribus peronistas. Está claro que, aquellos que votaron la formula Fernández/Fernández, no han obtenido lo que soñaron en este gobierno.

José Luis Jacobo

José Luis Jacobo

Es posible que, como suele decir con notable cinismo el consultor Jorge Giacobbe (h) "si la economía estuviese bien a nadie le importaría la moral". El criterio se acuñó en la década del 90 y sostuvo el análisis de por qué triunfó Carlos Saúl Menem, entonces acosado en términos mediáticos y políticos por sonados casos de corrupción.

Es ver la sociedad en una foto, y no advertir la película que se ha desarrollado en estos años: el crecimiento de la conectividad y el uso de las redes sociales abre a diario una corriente de debate y pensamiento que aleja a los medios tradicionales y a la política del control social. Nadie pareció comprender qué pasó entre la PASO de 2018 y la elección general de ese año que dio ganador a la fórmula Fernández/Fernández.

El 24 de agosto de 2018, convocada por las redes por iniciativa de @gonziver y otros activos twitteros, una multitud se agolpó en Plaza de Mayo y dio lugar al inicio de la saga del “Sí se puede” que cambió la derrota inmensa que se preanunciaba por una batalla épica ciudadana.

En 2021, agotados por la cuarenterna a la que tempranamente caracterizados actores públicos llamaron “infectadura”, las redes sociales han sido la fuente primaria de cobertura y exposición de situaciones tan diversas como la persecución policial en Formosa, Santiago del Estero, Tucumán, o Rio Negro; los padres que no pudieron dar su adiós a una hija que falleció de cáncer; o de vecinos desparecidos que, se comprueba, han sido asesinados por fuerzas de seguridad como es el caso de San Luis, Santiago del estero, o Tucumán.

La exposición pública de estos hechos fue gracias a las redes. Luego, a veces días después, fue tomado por los medios de CABA en ese momento comprometidos con la zaga oficial del #quedateencasa. Analistas con trayectoria se sorprenden que una foto llegue al conocimiento del 99.9% de la población.

El efecto de esta realidad es devastador: no hay dónde esconderse, y títulos como los de esta semana “Con reunión completa de gabinete el presidente busca dejar la crisis atrás”, suenan estúpidos. El mundo se mueve al son de la pandemia y los que marran caen en desgracia con sus sociedades. Hoy tanto en Sídney como en Melbourne hay enormes marchas repudiando las nuevas restricciones y se dan enfrentamientos nunca vistos en el continente insular con las fuerzas de seguridad. Las convocatorias se hicieron a través de las redes.

La política está en ascuas. Las operaciones de poder usando los medios y filtrando información, se caen en segundos. Hoy, para todos en Argentina y el mundo, lo obvio se ha tornado evidente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?