Cierre de listas: tensión, dudas y misterio en todos los espacios

Cierre de listas: tensión, dudas y misterio en todos los espacios

Como toda noche de cierres, el jueves se empezó a definir hasta dónde llegarán las alianzas oficialistas y opositoras. En el Frente de Todos, una persona de estrecha confianza de Alberto Fernández encabezará la lista de candidatos. En la oposición, Juntos, mantiene tres candidatos para la discusión.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Son momentos de tensión, de llamados abruptos y celulares con baterías agotadas, de cargadores a mano y secretarios más operadores y empleados de prensa atendiendo a todos y mirando las redes. Así están, por más que hoy lo único que quedará establecido es el sistema de alianzas que adoptarán en cada fuerza, los acuerdos de los principales candidatos y los partidos que adherirán. 

Los dirigentes y apoderados tienen sus teléfonos apagados o prefieren no atender. Saben que cada dato que brindan puede ser usado en su contra o ser publicado inmediatamente. Si sucede esto último, que a veces es similar a lo primero, otra fuerza, aliada u opositora, puede usar esa información para generar un nuevo acuerdo que dañe al anterior. 

Juntos, pero no tanto

Por estas horas, la novedad más importante, no la única, es la decisión del intendente de Vicente López, Jorge Macri, de acordar con Horacio Rodríguez Larreta una tregua en el medio de la tensión que tenía el PRO por la precandidatura de Diego Santilli. El presidente del PRO bonaerense volvió a pedir que se trabaje por la unidad, y si él tuvo el gesto de resignar una candidatura, otros también deben hacerlo. En ningún momento dijo apoyar a ninguna otra. 

¿Esto que significa? Que se preservará en esta instancia y continuará reclamando por una sola lista para evitar que la PASO disminuya, según su criterio, la perspectiva electoral de Juntos. Además, muchos de sus dirigentes de mayor confianza tendrán lugar de predominancia entre los candidatos a legisladores provinciales, en las 8 secciones electorales, y quizás uno o dos personas por él propuestas estarán entre los diputados nacionales "a salir". 

Jorge Macri se bajó, tal como pidió Horacio Rodríguez Larreta.

Quien aún no declinó su precandidatura y nada indica que lo hará es el intendente de San Isidro, Gustavo Posse. Su primera intención es hacer bajar el caudal de votos que recibiría la lista oficial del radicalismo, revitalizado por Facundo Manes. Por el otro lado, algunos indican que podrá colocar a dos de sus principales aliados en la nómina PRO de Santilli. Se verá. Lo que sí querrá hacer es tener las dos listas, la propia y la del PRO

En estos momentos, la foto tomada ayer temprano entre Miguel Ángel Pichetto, Larreta y Santilli disparó miles de suspicacias, entre ellas el abandono del acuerdo que había sellado el exintendente de San Miguel, Joaquín De la Torre, con Manes. Esto no pasará, el excandidato a vicepresidente de Mauricio Macri tampoco sería candidato a nada pero algunos de sus aliados estarán con el preferido de Rodríguez Larreta.

Santilli termina siendo apoyado por la mayoría de los intendentes PRO, fundamentalmente los de más peso en términos electorales, que reacomodaron sus primeras intenciones en pos de la candidatura presidencial del actual jefe de Gobierno porteño. Pero nadie conoce qué pasará con los jefes comunales y sus listas locales. Si las PASO están medianamente acordadas, todas sus ellas tendrían que tener la posibilidad de "engancharse" con Santilli, Posse y Manes.

El neurocientífico se mantiene al margen e interviene sólo para "operaciones quirúrgicas", valga la redundancia. La cotidianeidad bonaerense la maneja su hermano Gastón, casi una extensión operativa y práctica, Maximiliano Abad y Daniel Salvador también están más que activos y cuentan con el apoyo de todos los gobernadores y jefes de bancadas legislativas del radicalismo. Lejano, pero acompañando, está Martín Lousteau. 

En los últimos minutos trascendió que hubo un cortocircuito con Emilio Monzó, a quien todos suponían aliado de Rodríguez Larreta pero que en este último mes, tras fracasar su acuerdo con Posse, había acordado con Manes. Ahora también había dificultades con este nuevo pacto. 

Ante la evidencia de la potencia que alcanza la precandidatura de Santilli, las consultas sobre si convendría o no participar eran más frecuentes en el entorno "manesista". Sin presiones, ante la enésima pregunta, respondió: "Voy a ser como el Turco Menem, cuando le ganó la interna a Antonio Cafiero, que tenía a toda la estructura de su lado". Hombre de fe.

Frente de Todos, unidos

El oficialismo, por su parte, sabe cual es su mayor y casi única carta ganadora. La unidad. La experiencia de gobierno que ensambló antiguos enemigos hasta ahora no dio los resultados esperados en cuanto a la mejora de los datos económicos y se empeoró aún más por el manejo traumático de la pandemia. 

Así, Todos, terminan siendo Todos y Unidos. Por eso nadie quiere atender los pedidos, directos e indirectos que realizó Gabriel Mariotto, el exvicegobernador de Daniel Scioli, quien quería participar por una expresión ultra kirchnerista. Quiere que le permitan presentar una lista, pero parece difícil. 

El martes, al mediodía, Alberto Fernández almorzó como hacía mucho tiempo no lo hacía con tres de sus personas de mayor confianza. Santiago Cafiero, Gabriel Katopodis y Juan Zabaleta, eran algunos de los pocos presentes. Los análisis eran todos los posibles en la ocasión. Hoy trascendió, según publicó el diario Perfil, que hasta había tenido alguna insinuación para que no vaya al acto en Lomas de Zamora, donde se anunciaron los $5.000 para los jubilados. Las cartas leídas en su favor por Luana Volnovich, por ejemplo, no marcarían que fuera tan así. 

El Frente de Todos luce "unido".

En ese encuentro, nada casual, los más importantes referentes del no nato albertismo volvieron a desarrollar diferentes hipótesis de conflictos y de soluciones. Entre los primeros se encuentra la alianza táctica que trazaron Sergio Massa, Máximo Kirchner y la vicepresidente Cristina Fernández. Axel Kicillof mantiene la relación directa con ella y luego articula con los demás.

Por eso no sorprendería que los candidatos no salgan de tres personas que bien podrían considerarse propias del presidente. Gabriel Katopodis, Santiago Cafiero y Victoria Tolosa Paz son las figuras, en ese orden, con más chances de encabezar la propuesta electoral del oficialismo. Luego se verá cuál sería el costo a pagar cuando se busque a los reemplazantes de los ministros.

Las otras fuerzas

Llamó la atención los mensajes que se dejaron escuchar de Luis Barrionuevo alejándose, si alguna vez estuvo, de la propuesta electoral de Florencio Randazzo. "No estuve, no estoy, y no estaré ahí jamás", dijo a quien quiera escucharlo. Esto significa que es muy poco probable que sus sindicatos amigos, algunos de gran presencia en el conurbano, como seccionales propias y de Comercio, por ejemplo, no pondrán demasiado en esta propuesta electoral. 

Hoy a la tarde, en Puerto Madero, el exministro de Transporte recibió a innumerables dirigentes de toda la Provincia. Por supuesto que será candidato, pero la fuerza con la que inició la campaña hoy aparece mucho más disminuida. Y también pretenderá dar señales muy claras sobre la industria, la producción y género en su nómina. Carolina Castro, industrial, por ejemplo, será su segunda candidata a legisladora nacional.

El impulso de Florencio Randazzo pierde fuerza.

A pesar de la salida de Barrionuevo, Graciela Camaño sigue firme en este armado, aunque tampoco tiene la musculatura de otros tiempos. Su ida del Frente Renovador la dejó con muchos menos seguidores que en otros tiempos. Su partido, Tercera Posición, será una de las fuerzas donde se apoyará "el flaco". 

Barrios de Pie "disidente" es una de las estructuras políticas que también determinó, hace tiempo, en darle su apoyo. Su puesta en escena movilizó a miles de personas hace tres semanas en la avenida 9 de Julio en la protesta más masiva que soportó el gobierno kichnerista.

Por su parte José Luis Espert, quien puso en crisis la fortaleza de Juntos por el Cambio, porque le sacaba un porcentaje importante de votos, vio debilitarse su candidatura al afrontar la crisis de los libertarios. Superado ese trance, se revitalizó y estuvo a punto de acordar una PASO con esa fuerza, pero finalmente irá sólo con su fuerza a la elección. En estos momentos acaba de fracasar la posibilidad de disputar una interna contra siempre volátil Juan José Gómez Centurión. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?