Zamora: "Yo esperaba una mayor restricción"

Zamora: "Yo esperaba una mayor restricción"

El intendente de Tigre, Julio Zamora, explicó por qué motivo restringió actividades recreativas y comerciales en su municipio y advirtió que su sistema sanitario está trabajando sobrecargado y con camas duplicadas por los profesionales. Dice que la decisión presidencial "se quedó corta".

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

El intendente de Tigre, Julio Zamora, venía alertando desde hace quince días que el colapso sanitario estaba a la vuelta de la esquina producto de la multiplicación de casos que hizo colapsar, finalmente, su sistema sanitario local. Esto lo obligó a decidir restricciones para múltiples actividades recreativas aunque "no toquen otras cuestiones comerciales ni productivas".

Angustiado, decidió de manera drástica una vuelta de fase para todas las actividades que tengan que ver con el espacio público municipal y alertó, también, sobre cómo deberían trabajar de acá en adelante con respecto al aforo en los comercios y locales gastronómicos, fundamentalmente. 

-¿En qué se basó Tigre en retrotraer antes que nadie fases y actividades desde la semana pasada?

-El basamento de las medidas tiene que ver con el crecimiento de los contagios y con el colapso de la estructura hospitalaria, que se vio el lunes pasado. Estamos con camas supernumerarias, lo que obliga al personal sanitario atender muchas más de lo que le corresponden y nos obligó a tomar medidas en los ámbitos que nos corresponden, como el Mercado de Fruto, las plazas y polideportivos e incentivar el control del aforo en los comercios, supermercados y restaurantes. Estuve reunido con los centros de comercios y están aceptando las medidas. La complejidad de Tigre radica en que no tienen la robustez sanitaria preexistente, que sí se observan en otras localidades vecinas. Por más que agreguen más camas de Unidad de Terapia Intensiva, siempre les va a faltar algo, desde instalaciones hasta recursos humanos.

Junto al director provincial de Pacheco sacamos todo lo que tiene que ver con pediatría y neonatología para hacerlo en nuestro hospital municipal. Así pudimos armar 30 camas nuevas y a la vez se abrieron guardias en otras localidades. Tenemos a todo el personal médico, inclusive a los médicos que son funcionarios, atendiendo a nuestra población.

-¿Cómo ve lo que viene, si está a punto de colapsar?

-Sólo nos queda ver cómo sigue la pandemia luego de las medidas que tomó el presidente y el gobernador. Lo que menos queremos es afectar la actividad económica de nuestra población, y en el Puerto de Frutos dimos un respaldo fiscal al igual que en los salones de recreación y culturales. Estas son medidas excepcionales pero que si debo ampliarlas las voy a ampliar. Estamos con un 95% de ocupación de camas constantes, y si se agregan otros vecinos se complejiza aún más. El 50% de los vecinos que concurren a nuestros centros sanitarios tienen obra social o prepagas, con lo cual es imprescindible que también ellos acepten nuestros pedidos de derivación.

-¿Cómo pueden limitar actividades en centros comerciales o restaurants que no han mostrado casi contagiados?

-Con el aforo del 30% podrían seguir trabajando, pero eso el decreto presidencial no lo permite. Con el clima que se viene, el invierno, o las lluvias, los locales van a tener muchos inconvenientes y tenemos que encontrar una solución.

-Algunos colegas intendentes se quejaron de que usted se haya “cortado solo” y manifestaron que “no podemos hacer lo que queremos, porque sino esto es una anarquía. ¿Por qué tomó esta medida sin avisar o recibir el respaldo correspondiente?

-Me siento respaldado por el gobernador Axel Kicillof y por el presidente Alberto Fernández, por mi comunidad y equipo de gobierno. Nosotros hacemos lo que podemos en el marco de la pandemia que tenemos. Las decisiones que tomamos las hacemos para cuidar la salud de la gente y no somos quienes para decirle a otros qué decisión deben tomar.

-¿Qué cree que debe hacer el gobierno nacional para ordenar, encontrar un punto de acuerdo, para todo el AMBA?

-Lo fundamental es el diálogo, sentarnos en una mesa, con un debate democrático de cara a la sociedad, con números concretos y tomar decisiones en la que todos hagamos un esfuerzo, sin caprichos, pero con un debate democrático y amplio. Con lo complejo que es el AMBA, la porosidad que tienen estas ciudades, cualquier medida parcial no tienen efecto. Por más que uno tome una decisión, no alcanzará si no es consensuada.

¿Las decisiones del viernes se quedaron a mitad de camino?

El ministro de Salud de la Provincia, Daniél Gollán, advirtió que si bien las cifras de contagios y de utilización del sistema sanitario se amesetaron. Ese amesetamiento es muy alto y puede hacer colapsar el sistema. El Presidente debe tener otros datos, habrá evaluado otros elementos, y yo hubiera esperado una mayor restricción, pero yo no tengo todos los datos que tienen la Provincia y la Nación.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?