Qué son las finanzas sostenibles y cómo invertir en ellas

Qué son las finanzas sostenibles y cómo invertir en ellas

Este nuevo cambio de paradigma se centra en el futuro del planeta y el cuidado del medio ambiente y la sociedad.

Inversor Global

Inversor Global

Con el paso del tiempo, las tendencias financieras van adaptándose a los tiempos que corren y creando soluciones que satisfagan las necesidades de los nuevos clientes. En los últimos años, se han puesto de moda aquellas relacionadas a las llamadas “finanzas sostenibles”.

Qué son las finanzas sostenibles

Las finanzas sostenibles, también conocidas como “finanzas verdes”, son aquellas que adoptan criterios éticos y añaden aspectos medioambientales y sociales a las decisiones de inversión. En el mundo empresarial, las compañías sostenibles son las cuales no solo se centran en ganar dinero a toda costa, sino que planean hacerlo mientras se enfocan en cuidar el medio ambiente y satisfacer las necesidades de la sociedad.

Si bien siempre han existido estas clases de empresas, lo cierto es que, en las últimas décadas, con la llegada de las nuevas generaciones, se han potenciado. Esto se debe a que, principalmente, este segmento de personas, que está compuesto por los nuevos clientes, piensa en el futuro del planeta y no solo en beneficios personales. Según una encuesta realizada por la entidad financiera Morgan Stanley, alrededor del 86% de los jóvenes actuales están interesados en las finanzas e inversiones que sean sostenibles.

Cómo invertir en finanzas sostenibles

Para invertir en finanzas sostenibles y obtener un beneficio económico “sano”, el mercado de capitales brinda diferentes alternativas.

En primer lugar, si el inversor cuenta con un perfil moderado o agresivo, puede optar por la compra de un ETF de compañías sostenibles. Los Exchange-Traded Funds son, en simples palabras, la mezcla entre un fondo de inversión y una acción: fondo de inversión porque su evolución depende de una serie de activos y acción porque se pueden comercializar en el mercado secundario de forma rápida y económica. En este caso, el ETF estará compuesto por empresas sostenibles que estén centradas en el medio ambiente y la sociedad.

Por otro lado, si el inversor es conservador, puede optar por bonos corporativos de compañías sostenibles que busquen dinero para invertir en proyectos relacionados al cuidado del medio ambiente, por ejemplo. Estos instrumentos consisten en deuda que emiten las empresas y que los inversores adquieren a cambio de una tasa de interés.

A su vez, también se puede optar por un fondo común de inversión que mezcle un poco de ambas clases de activos. De esta forma, se diversificaría y se obtendría un resultado mixto, pero siempre enfocándose en las finanzas sostenibles.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?