Cómo ganarle a la inflación en dólares

Cómo ganarle a la inflación en dólares

Las acciones y obligaciones negociables han demostrado brindar retornos superiores a la inflación de Estados Unidos en los últimos años.

Inversor Global

Inversor Global

Por Gonzalo Andrés Castillo

Recientemente, se dio a conocer que la inflación en Estados Unidos, es decir, en dólares, subió un 0,8% durante abril y acumula un crecimiento del 4,2% interanual. Debido a este incremento, es importante conocer cómo cubrirse para no perder poder adquisitivo en moneda dura.

Invertir en acciones

Históricamente, las acciones estadounidenses han brindado retornos muy superiores a las cifras de inflación en dólares. Por ejemplo, el S&P 500, el índice accionario más representativo del mundo que mide el desempeño de las 500 empresas más importantes de Estados Unidos, ha rendido, desde 1947 hasta la actualidad, cerca de un 26.020%, mientras que la suba generalizada de precios en el país acumuló un 1.132%, aproximadamente. En términos anuales, esto se traduce en un incremento del 351% y 15%, respectivamente.

Contemplando los últimos cinco años, mientras que el S&P 500 aumentó un 92%, es decir, un 18,4% anual; el IPC creció alrededor de un 12% o 2,4% al año en promedio.

Para invertir directamente en este índice, solo basta con adquirir el ETF SPY. Un ETF, Exchange-Traded Fund o fondo cotizado es un instrumento financiero que actúa como la mezcla entre una acción y un fondo de inversión.

Se dice que se asemeja a un fondo de inversión porque su evolución depende de una serie de activos, los que componen al S&P 500 en este caso; y tiene las características de una acción porque se negocia de forma rápida y sencilla a través del mercado secundario.

Invertir en obligaciones negociables

Por otro lado, las obligaciones negociables o bonos corporativos también son instrumentos financieros que sirven para obtener una protección contra la inflación en dólares. Estos activos consisten en deuda emitida por empresas privadas que adquieren los inversores a cambio de una tasa de interés que se reparte de forma periódica a modo de renta.

En Argentina, debido a la inestabilidad política, económica y social, las tasas que se manejan rinden alrededor de un 9% anual en dólares. Si bien el interés es alto a comparación con las ofrecidas por el resto del mundo, la calidad crediticia de las compañías que emiten estos activos es muy buena, lo que significa que tienen bajas probabilidad de caer en default.

De esta forma, armando una cartera diversificada que incluya acciones estadounidenses y obligaciones negociables, se podrá obtener un rendimiento que le gane a la inflación en dólares en el largo plazo.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?