Qué es el S&P 500 y por qué es importante

Qué es el S&P 500 y por qué es importante

Considerado el índice accionario más importante del mundo, el S&P 500 deberá ser analizado para conocer la situación financiera y económica del mundo.

Inversor Global

Inversor Global

Por Gonzalo Andrés Castillo

Al leer noticias financieras, es normal toparse con títulos como “Cae el S&P 500” o “El S&P 500 baja 50 puntos”. Sin embargo, ¿qué es exactamente el S&P 500 y por qué es importante?

Qué es el S&P 500

El S&P 500 o Standard and Poor’s 500 es un índice que mide el desempeño de las 500 empresas cotizantes más importantes de Estados Unidos y, por ende, del mundo.

Conformado en 1957, el índice contempla las compañías de capital público más grandes del mercado y las pondera según su tamaño. A mayor capitalización bursátil, mayor ponderación.

Como su nombre lo indica, el S&P 500 fue creado por la compañía Standard and Poor’s, la calificadora de riesgo más importante y prestigiosa del mundo.

Al consistir en un promedio de la evolución de las empresas más relevantes del mercado, el índice es un buen termómetro para conocer cómo se encuentra el mercado financiero (y económico).

Además, debido a su importancia, es considerado un benchmark accionario, es decir, un referente del comportamiento de todas las acciones que sirve para tomar decisiones de inversión.

Cómo invertir en el S&P 500

Al ser considerado como “el mercado” en todo su conjunto, invertir en el S&P 500 es sinónimo de obtener el rendimiento del promedio de las compañías cotizantes actuales. Históricamente, desde su creación, el índice ha retornado cerca de un 10% anual en dólares en promedio.

Para invertir directamente en este índice, solo basta con adquirir el ETF SPY. En simples palabras, un ETF (Exchange-Traded Fund) es la mezcla entre un fondo de inversión y una acción: fondo de inversión porque su precio depende de la evolución de una serie de activos (en este caso del comportamiento del propio índice) y acción porque puede comprarse y venderse rápidamente a través del mercado secundario.

De esta forma, comprando el SPY, un ETF creado por la propia Standard and Poor’s, el inversor estará vinculándose a la evolución del S&P 500. Si, por ejemplo, el índice sube un 5%, entonces el inversor ganará un 5%, aproximadamente.

Para esto, solo basta con abrir una cuenta comitente en un bróker internacional que se encuentre correctamente regulado, transferir los fondos necesarios y simplemente invertir la cantidad de dinero deseada en el SPY.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?