Contracara: el FMI confirma que tiene u$s 24 mil millones para Chile

Contracara: el FMI confirma que tiene u$s 24 mil millones para Chile

El directorio del organismo internacional aprobó ayer en Washington mantener una línea de crédito "a sola firma" para Chile. Igualmente ese país no la usará por el momento. Mientras en Roma, Kristalina Georgieva se reunía con Alberto Fernández en medio de dudas sobre el repago de la deuda argentina.

Guillermo Laborda

Guillermo Laborda

La Argentina y Chile viven realidades diferentes. El FMI ayer marcó una de ellas: mientras Alberto Fernández se reunía con la Directora Gerente del organismo internacional Kristalina Georgieva, el Directorio Ejecutivo en Washington confirmó la Línea de Crédito Flexible (LCF) por u$s 24 mil millones disponible para Chile. El gobierno de Sebastián Piñera mantiene su intención de no utilizar ese monto, tratándolo como “precautorio”.

De este lado de la Cordillera, la relación con el FMI se mantiene tensa, más allá de las declaraciones oficiales de ambas partes tras la cumbre en Roma entre Fernández y Georgieva. La propia Cristina Kirchner culpa al organismo del desembolso de u$s 45 mil millones durante la gestión de Mauricio Macri e incluso hay una demanda penal sobre los funcionarios que participaron de la operación. Está en duda aún si el gobierno pagará los dos vencimientos por u$s 1.800 millones en septiembre y diciembre y especialmente los u$s 18.000 millones que vencen en 2022.

El acuerdo con Chile fue aprobado por el Directorio Ejecutivo del FMI el 29 de mayo de 2020. El FCL se estableció en 2009 como una de las herramientas de crédito disponibles a los países miembros pero para prevenir las crisis. Se da la opción de utilizar los fondos en cualquier momento durante el período del acuerdo (uno o dos años), y está sujeto a una revisión intermedia. Los desembolsos no están condicionados al cumplimiento de las metas fiscales o monetarias como otros programas del Fondo. Para acceder a esta suerte de créditos “a sola firma” que pone a disposición el organismo, se debe contar con sólidos antecedentes de manera tal de generar confianza en que las “políticas económicas seguirán siendo sólidas”.

Mitsuhiro Furusawa, Director Gerente Adjunto del FMI señaló en el comunicado oficial difundido ayer que “la pandemia de COVID-19 afectó duramente a la economía chilena mientras se recuperaba de los disturbios sociales de 2019. La rápida actuación de las políticas y los rápidos avances en la vacunación han mitigado su impacto. Los sólidos fundamentos económicos y los marcos de política institucional de Chile están anclados en el marco de metas de inflación, la regla de equilibrio fiscal estructural, el tipo de cambio de flotación libre y el sistema financiero sólido”.

Mitsuhiro Furusawa, Director Gerente Adjunto del FMI.

Agrega Furusawa que “la economía chilena permanece expuesta a riesgos externos ligados a la evolución e impacto de la pandemia, como la demanda global adversa y las condiciones financieras. El nuevo aumento de casos de COVID y la necesidad de garantizar una recuperación inclusiva continúan planteando desafíos de política nacional. Las acciones, políticas sólidas y continuas, el rápido progreso de la vacunación y las expectativas de inflación bien ancladas seguirán siendo fundamentales para garantizar la confianza continua del mercado y llevar la economía por un camino firme hacia la recuperación”.

Del otro lado, el comunicado del FMI con las palabras de Georgieva tras su encuentro con Fernández tenía un color diferente. “Discutimos los esfuerzos importantes que están realizando las autoridades argentinas para abordar los profundos desafíos sociales y económicos que enfrenta el país, que se han visto agravados por la pandemia. Con ese fin, expresé mi solidaridad con el pueblo argentino en estos tiempos difíciles”. Agregó Georgieva que “también nos comprometimos a continuar trabajando juntos en un programa respaldado por el FMI que puede ayudar a Argentina y a su gente a superar estos desafíos, fortaleciendo la estabilidad económica, protegiendo a los más vulnerables y sentando las bases para un crecimiento más sostenible e inclusivo…nuestro objetivo sigue siendo ayudar a Argentina a construir un futuro económico próspero para todos”.

Una cordillera separa la visión del FMI de Chile de la visión que posee de la Argentina.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?