El motivo oculto del Gobierno por el que rechazó la vacuna de Pfizer

El motivo oculto del Gobierno por el que rechazó la vacuna de Pfizer

La diputada nacional Graciela Ocaña teorizó sobre el motivo por el cual el Gobierno nacional suspendió a fines del año pasado las negociaciones con el consorcio Pfizer/BioNTech para la provisión de vacunas de coronavirus, y lo vinculó a una decisión política de “privilegiar” a otros laboratorios.

MDZ Política

MDZ Política

La diputada nacional Graciela Ocaña teorizó sobre el motivo por el cual el Gobierno nacional suspendió a fines del año pasado las negociaciones con el consorcio Pfizer/BioNTech para la provisión de vacunas de coronavirus, y lo vinculó a una decisión política de “privilegiar” a otros laboratorios que al final terminó saliendo mal.

En diciembre, cuando la gran mayoría de países se apresuraban a cerrar acuerdos con las farmacéuticas más importantes para conseguir millones de vacunas contra la covid-19, el Gobierno argentino anunciaba la paralización de las conversaciones con Pfizer alegando “desacuerdos” que nunca terminó de aclarar, lo que desató una ola de rumores, versiones y trascendidos que continúa a la fecha pese a que las negociaciones se reanudaron hace pocos días.

Ante la falta de respuestas del Ejecutivo, Ocaña y los diputados mendocinos Alfredo Cornejo y Claudia Najul enviaron ese mismo mes una carta a las autoridades de Pfizer en Argentina y Estados Unidos para que esclarezcan lo que sucedió en la mesa de negociaciones, y la farmacéutica estadounidense respondió meses después alegando que el Gobierno rechazó el envío de millones de dosis en julio y que no hubo acuerdos en los términos, aunque no reveló más información por el acuerdo de confidencialidad que aún rige entre las partes.

De todos modos, en declaraciones al canal TN, Ocaña sí confirmó que Pfizer aclaró que “las condiciones eran iguales” para todos los países, rechazando las versiones que hablaban de entregar recursos estratégicos. “La verdad es que es muy difícil pensar que países tan distintos, y muchos de ellos cercanos a nosotros como Chile y Uruguay, hayan entregado sus recursos naturales”, añadió.

De todos modos, la diputada opositora consideró que la drástica decisión del Gobierno obedeció en realidad a una maniobra política que conjugó una apuesta arriesgada con la posibilidad de explotar un negocio millonario: “En agosto del año pasado, cuando se anunció que Argentina iba a producir la base de la vacuna de Oxford/AstraZeneca a través de un laboratorio del señor Hugo Sigman, el Presidente nos dijo que íbamos a tener esa vacuna seis meses antes y en millones de dosis. Creo que el Ministerio de Salud privilegió esa vacuna frente al resto, en un momento donde no se sabía en el mundo cuál iba a ser la primera vacuna aprobada por los entes reguladores”, 

“El tema es que Argentina compró 22 millones de dosis de AstraZeneca, pagando el 60% del total, y las vacunas no han llegado”, resaltó. 

Asimismo, Ocaña cree que también “se privilegió la cuestión geopolítica en la compra de vacunas”, en relación a la adquisición de dosis fabricadas en Rusia y China. “No es un problema ideológico, necesitamos vacunas”, concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?