Segunda ola: ya hay hospitales saturados y analizan nuevas medidas en el sistema de salud

Segunda ola: ya hay hospitales saturados y analizan nuevas medidas en el sistema de salud

Las clínicas y hospitales privados tienen casi colapsada su capacidad. Eso también presiona sobre el sistema público, que recibe esa demanda. Cómo es la escalera de medidas que se piensan.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

"Está saturado". La frase pertenece al director de un hospital y grafica el grado de tensión que hay en el sistema de salud. Las clínicas y hospitales privados son los más afectados, pero hay un efecto cascada hacia el resto de los efectores. 

Hasta el viernes de la semana pasada las terapias intensivas estaban, según los datos oficiales, con el 71 por ciento de ocupación. Pero en el subsector privado era del 90 por ciento y en algunos casos no había camas. La cantidad de casos diarios iguala a los picos de la pandemia el año pasado y el factor R está en 1,79. Es decir con una aceleración de los contagios que preocupa en el futuro mediato. 

El "estrés" del sistema hace que cada vez sea más complejo conseguir camas, turnos y atención. "En el sector privados están más complicados y por eso muchos son derivados a las guardias de hospitales públicos", explicaron. En definitiva, el resultado es el mismo y de a poco todos sufren el aumento de la demanda.  Por eso el sistema de salud es tomado como una unidad. 

Un dato que aún no se registra estadísticamente pero que sí llama la atención de los médicos y especialistas es que hay más personas jóvenes que demandan atención crítica. Es decir, que tienen complicaciones. Extraoficialmente explicaron a MDZ que muchas veces tiene que ver con la demora para buscar asistencia. Desde Salud reconocieron que esa percepción existe: hay más jóvenes que demandan atención en terapia intensiva, aunque aún no lo han estudiado a fondo. 

Mendoza adecuó la nueva etapa de la estrategia para enfrentar la pandemia a su propia realidad, con una impronta más laxa que la tomada por el Gobierno nacional. Pero hay una clave. El decreto de Rodolfo Suarez no tiene fecha de vencimiento y hay medidas que se pueden adoptar de un día para otro para ajustar esa misma estrategia. 

En principio no hay intención de restringir actividades productivas, pero sí se evalúa ajustar el sistema de salud y la movilidad. Por eso en la escalada de decisiones en primer lugar está volver a priorizar la atención de personas con covid y, para ello, dejar de lado algunas prácticas médicas no urgentes. Es lo que pasó el año pasado con las cirugías programadas, para no generar una demanda extra de camas de terapia. Además, se podrían ampliar servicios. 

Si la situación no cambia en cuanto a la cantidad de contagios y la tensión en el sistema, sí podrían avanzar con otras decisiones respecto a la movilidad. El Decreto de Suarez habilita específicamente las reuniones familiares de hasta 10 personas y de hasta 20 al aire libre. En caso de tener que restringir, allí podría estar el foco. Más adelante podrían evaluarse otras decisiones que ya fueron sugeridas por los intendentes.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?