"Bronca, tristeza, aflicción y desencanto" en el PJ por el escándalo

"Bronca, tristeza, aflicción y desencanto" en el PJ por el escándalo

Fue la reflexión del senador Adolfo Bermejo ante los hechos que provocaron la salida del ministro de Salud de Nación, Ginés González García. También hubo apoyo a la expulsión del funcionario. La foto de los intendentes peronistas con Carla Vizzotti y el "cruz diablo" peronista a las vacunas.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

Hubo muy pocas expresiones en el peronismo mendocino tras el escándalo del "vacunatorio vip" y la caída del ministro de Salud de la Nación, Ginés González García.

Algunos dirigentes se animaron a esbozar el viernes en las redes que la estaban pasando mal por la crisis en la Casa Rosada. Pero al día siguiente, al menos una voz contrastó con la decisión de hacer silencio.

El senador provincial Adolfo Bermejo soltó sensaciones contenidas del conjunto. Señaló que sentía "bronca, tristeza, aflicción y desencanto".

Bermejo expresó también su "apoyo total a la decisión del Presidente". Es decir, avaló la expulsión de González García. También dijo que el desmanejo de las vacunas contra el covid representaba "un hecho lamentable para el país todo".

Fue una de las pocas catarsis del peronismo local. Surgió desde uno de los departamentos mendocinos que visitó Carla Vizzotti, sucesora de Ginés, en el marco de la pandemia: Maipú.

Ocurrió en diciembre. La entonces secretaria de Acceso a la Salud de la Nación se reunió con los intendentes Matías Stevanato (el anfitrión, actual vicepresidente del peronismo mendocino) y Fernando Ubieta (La Paz) precisamente para "coordinar los operativos de vacunación".

Según lo que se dijo entonces, el resto de los intendentes del PJ también se conectó con Vizzotti en forma virtual y todos mostraron mucha expectativa por la llegada de la vacuna.

Vizzotti, en realidad, venía aquel día de reunirse con la ministra de Salud provincial, Ana María Nadal, con quien desde entonces coordina realmente la lenta campaña de vacunación contra el coronavirus en Mendoza.

La funcionaria nacional volvió en febrero para seguir trabajando con el Poder Ejecutivo. En tanto, los intendentes del PJ, después del escándalo, aseguraron que son completamente ajenos a todo lo que tenga que ver con la campaña de vacunación. Cruz diablo.

"No manejo nada del operativo porque eso depende de la Nación y el Gobierno provincial, solo brindo la infraestructura para la vacunación", soltó uno de los pocos que accedió a hablar con MDZ después de la crisis en el gobierno nacional. Este sábado, ninguno quería meterse en ese tema.

Algunos intendentes peronistas mendocinos reconocen que desearían intervenir un poco más y coordinar con el Gobierno provincial el operativo, pero la relación política está prácticamente cortada por hechos que anteceden al escándalo y que nada tienen que ver con las vacunas contra el covid.

Los escasos vínculos entre el oficialismo y el PJ se partieron a partir del "no" peronista a la reforma constitucional de Rodolfo Suarez. "Es una lástima que hayan metido este tema (la reforma) cuando es momento de aunar esfuerzos para resolver muchos problemas", señalan en el justicialismo local.

Los puentes dinamitados en política no les sirven a nadie. Pero en la difícil coyuntura que generó el vacunatorio vip, el justicialismo mendocino seguramente prefiere hoy mantenerse al margen del destino de las vacunas.

Ese PJ hoy está dirigido por el kirchnerismo y muy ligado al Gobierno Nacional. Y no hay ninguna señal, por ahora, de que los problemas en la Casa Rosada vayan a herir este vínculo.

En este sentido, al menos un legislador (Bermejo) marcó este sábado que la reacción de Alberto Fernández contra Ginés estuvo bien.

Los intendentes del peronismo tienen también ese puñado de fotos de diciembre que los liga con la nueva ministra de Salud, mientras esperan que su asunción sirva para dar vuelta la página más negra de la gestión nacional.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?