La encrucijada en la que están Rodolfo Suarez y Alberto Fernández por "la obra del siglo"

La encrucijada en la que están Rodolfo Suarez y Alberto Fernández por "la obra del siglo"

El Gobierno reconoció que necesita el arbitraje de Alberto Fernández para poder adjudicar la obra Portezuelo del Viento. La decisión se dilata, mientras la UTE intenta avanzar para conseguir el anticipo financiero.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Ayer ocurrió un hecho que hace visible y oficializa cómo funciona el esquema político argentino desde hace décadas. En plena crisis y con un panorama de incertidumbre total, el presidente Alberto Fernández reunió a los gobernadores y legisladores oficialistas. Y en otro lugar se juntaron los gobernadores opositores. Todo ocurre en la Ciudad de Buenos Aires y con una grieta en la gestión que parece insalvable. Los gobernadores opositores pidieron un presupuesto que no los margine. Entre ellos estaba Rodolfo Suarez, de Mendoza, que además tenía un pedido particular: que el presidente arbitre a favor de Mendoza y que libere las trabas para hacer la represa Portezuelo del Viento. 

Suarez fue casi como un ciudadano común a Mesa de Entradas. No hubo una reunión política, ni lobby. Sí un acto formal. El gobernador hizo oficial también que la obra no se adjudica porque no está allanado el camino político y legal. Hasta hace una semana en Casa de Gobierno buscaban desmentir esa idea. "No hay ningún problema, la obra se puede adjudicar", repetían. No era verdad: aunque hay dictamen de la comisión de adjudicación y también decisión política para adjudicar la obra al único oferente, el temor a que se judicialice el proceso y se frenen los trabajos bloquea la firma del contrato. "Solicité al presidente que resuelva lo antes posible el tema de Portezuelo, para poder adjudicar la obra, cuidando el patrimonio y los intereses de los mendocinos y mendocinas", dijo el gobernador ayer a través de las redes sociales. 

El principal temor tiene que ver con la oposición de las provincias que integran el COIRCO (La Pampa, Buenos Aires, Neuquén y Río Negro), que piden una revisión de los estudios de impacto ambiental de toda la cuenca, entre otras cosas. Pero además La Pampa y dos organizaciones ambientalistas ya se presentaron en la Corte Suprema para pedir la suspensión de la obra. Esas causas podrían activarse una vez que se firme el contrato. Ya lo había advertido Fiscalía de Estado: el proceso de licitación es correcto, pero hay riesgos de judicialización que están fuera del alcance de la provincia. 

Punto de inflexión

Portezuelo del viento es un proyecto para regular el Río Grande y generar energía. La obra se hará (si se hace) con los fondos que Mendoza recibe como compensación por los perjuicios de la promoción industrial y como producto de un doble acuerdo firmado por Néstor Kirchner y Julio Cobos primero y Mauricio Macri y Alfredo Cornejo después.

La Nación cumple con el pago de las cuotas que en total acumularán 1.023 millones de dólares y el Gobierno licitó los trabajos. Pero ya pasó más de un año y medio y no se adjudica.

El proceso llegó a un punto de inflexión. Ya no queda nada por hacer más que esperar la firma del contrato. Como adelantó MDZ, el único oferente, la UTE liderada por la china Sinohydro y secundada por IMPSA, CEOSA y OA, avanzó en el proceso para contratar a quienes se deben hacer cargo de un punto clave antes de "mover un ladrillo". Se trata de las consultoras que harán la ingeniería de detalle y constructiva, proceso que puede derivar en cambios significativos en los trabajos y el presupuesto. Tanto que, según se prevé en extremos que son poco probables pero existen, hasta podrían derivar en la inconveniencia de la realización. Hay 4 trabajos fundamentales: Ingeniería de Proyecto de la represa; Proyecto Básico y ejecutivo de Línea de Transmisión y Estaciones Transformadoras);lo mismo para las obras viales y también con la construcción de la Nueva Villa Las Loicas.

En esos casos, el nuevo relevamiento se cruzará con lo hecho hasta ahora para ajustar todo antes de empezar la construcción. El consorcio espera ansioso. Es que antes de empezar recibirían un anticipo financiero del 10% del presupuesto de la obra, es decir 100 millones de dólares. Allí vale recordar que originalmente el futuro contratista había presentado un costo de la obra muy por encima de lo previsto. Aunque Mendoza tendrá 1.023 millones de dólares para todo. La empresa presupuestó en 1.062 millones de dólares más IVA, es decir por encima de los 1.200 millones. Luego se hizo un pedido de ajuste y la obra se rebajó en 200 millones de dólares. Pero aún así hay que recalcular: el Gobierno quiere contratar a una consultora para hacer la inspección de obra y el costo se sostendría con los mismos fondos. 

Suarez pidió celeridad a Alberto Fernández. Sergio Ziliotto, de La Pampa, reclama que "de manera imperiosa que se resuelva la medida cautelar...ordenándose no iniciar y/o suspender los procedimientos o trabajos que se estén llevando adelante con el fin de la concreción y/o puesta en funcionamiento de la obra Aprovechamiento Hídrico Multipropósito Portezuelo del Viento". El presidente debe definir qué camino seguir en la encrucijada: si hace la obra "del siglo" en una provincia opositora; o si sigue dilatando todo como le piden sus aliados. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?