Las razones por las que Duhalde habló de un posible golpe de Estado

Las razones por las que Duhalde habló de un posible golpe de Estado

Hace unos días, el expresidente generó polémica al poner en duda la realización de las elecciones legislativas del año que viene. Luego pidió disculpas, pero en privado enumeró cada una de sus preocupaciones.

MDZ Política

MDZ Política

Hace unos días, el expresidente Eduardo Duhalde generó polémica al instalar la posibilidad de que las elecciones legislativas de 2021 no se realicen por la ocurrencia de un supuesto golpe de Estado. Además, habló de la posibilidad de una "guerra civil" y anticipó que la crisis económica y social será peor que la de 2001.

Duhalde luego pidió disculpas por sus palabras y las atribuyó a los problemas psicológicos que provoca la cuarentena. Sin embargo, muchos dirigentes, tanto oficialistas como opositores, coinciden en privado con el expresidente en que la crisis económica y social generada por la pandemia y el confinamiento impuesto por el Gobierno hizo entrar a la Argentina en una dinámica de consecuencias desconocidas

El expresidente inició hace varias semanas una ronda de intercambios sobre la coyuntura, la manera de afrontar la pandemia en el país y el modo de gobernar de Fernández con el titular de la Unión Cívica Radical (UCR), Alfredo Cornejo; con la presidente del PRO, Patricia Bullrich; con el jefe de la bancada de los diputados del interbloque de Juntos para el Cambio, Mario Negri; con gremialistas como el gastronómico Luis Barrionuevo; y con gobernadores e intendentes bonaerenses amigos suyos. También habló de sus preocupaciones con el propio presidente Alberto Fernández.

Según consigna Clarín, Duhalde está desilusionado y cree que Fernández no puede seguir dejándose influir por su vicepresidenta. "Hay que aislar a Cristina; haceme caso, rompé con ella o frenala", le habría dicho al propio presidente en una de las reuniones que tuvo con él en la Quinta de Olivos.

El principal temor de Duhalde es que vuelva un "que se vayan todos". Hay señales de que es probable que se esté incubando un hartazgo de ese estilo en la sociedad. A solo nueve meses de asumir el Presidente, ya se produjeron tres grandes movilizaciones en contra del oficialismo a pesar de los riesgos asociados a la pandemia.

En la provincia de Buenos Aires hay cada vez más manifestaciones de vecinos que se juntan en las esquinas de múltiples municipios para quejarse por los asaltos o crímenes cometidos por delincuentes capaces de matar para robarse casi nada. En este sentido, el presidente anunció que reforzarán la seguridad en los próximos días enviando a Gendarmería a los distritos más complicados.

 

 

Las tomas de tierras también alteran a la gobernación de Buenos Aires por no poder evitarlas. Ocurrieron en terrenos de los partidos de Guernica, Moreno, La Plata, La Matanza. La situación es crítica en la Patagonia. Grupos radicalizados que dicen ser parte de las comunidades mapuches son cada vez más violentos con vecinos de Villa Mascardi, El Bolsón. Situaciones similares se vivieron en Córdoba, Corrientes o Chaco. Las fuerzas policiales locales no actuaron o llegaron cuando los hechos estaban consumados.

El impacto que generó la frase de Duhalde sobre la posibilidad de que no se realizaran las elecciones el año próximo es un escenario que efectivamente se analizó en la Cámara Nacional Electoral, más que nada por la posibilidad de que en la fecha de las elecciones aún existan problemas irresueltos debido a la pandemia. Autoridades de la Cámara Electoral se reunieron con el Gobierno y funcionarios nacionales ratificaron que las elecciones legislativas del 2021 se harán sí o sí.

Según explica Clarín, Duhalde habló de golpe de Estado porque sus conocidos en el Ejército le hicieron conocer que se está conformando un partido de ultra derecha en Buenos Aires que quiere legitimar a las Fuerzas Armadas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?