Con cuentagotas, Rodolfo Suarez recibió otra ayuda financiera de la Nación

Con cuentagotas, Rodolfo Suarez recibió otra ayuda financiera de la Nación

Son $430 millones comprometidos en el paquete de salvataje que el gobierno nacional instrumentó para las provincias y que es clave para saber de qué manera el gobernador podrá enfrentar la crisis. La recaudación de abril se desplomó 28% y los gastos por la pandemia ya alcanzaron los $2.000 millones.

Marcelo Arce

Marcelo Arce

Mientras define de qué manera seguirá la cuarentena, Rodolfo Suarez pone la vista en la situación financiera de la provincia, el otro aspecto clave del futuro cercano muy alterado por la crisis del coronavirus.

En las últimas horas, el gobernador alternó buenas y malas noticias en ese sentido. Por un lado recibió por parte del ministerio de Hacienda un anticipo del informe que estará completo en los próximos días acerca de la caída de la recaudación del mes de abril que redondeó el 28% en términos reales, un desplome histórico que supera incluso a la caída de marzo que había sido del 23%.

Pero que no se detendrá ahí: las proyecciones oficiales hablan de que en mayo el impacto en la mora en el pago de los impuestos provinciales será peor que la del mes pasado, producto de que durante todo el mes de abril completo la actividad económica en Mendoza fue reducida a cero.

Un dato pasó desapercibido en este contexto. Hacienda decidió dar por terminada la moratoria para el pago de impuestos que ATM había lanzado a principios de este año y que había sido prorrogada por un mes más al inicio de la cuarentena.

El derrumbe de la recaudación es lo que abre el escenario de incertidumbre para al pago a tiempo de los sueldos de los empleados públicos en la próxima liquidación y además mantiene en vilo al cumplimiento efectivo de las obligaciones del Estado.

Algo de alivio encontró el gobernador este jueves. El Gobierno nacional depositó una nueva cuota del pago del salvataje financiero comprometido para todas las provincias, aunque en definitiva esa alegría sea moderada.

Primero por el monto: la Nación depositó para Mendoza $430 millones que apenas alcanzan, sumado a poco mas de $825 millones que ingresaron por este mismo concepto a principios de abril, poco más de la mitad de lo que ya se destinó para cubrir gastos que demandó la pandemia.

Mendoza enfrenta, como el resto de los distritos, una encrucijada de caída estrepitosa de los ingresos por un lado, con una mayor presión sobre el gasto por el otro, como consecuencia de las respuestas que debe dar el Estado al problema del coronavirus que ya se llevó hasta aquí $2.000 millones del presupuesto.

Otro dato: solo para cubrir el pago de intereses del servicio de la deuda contraída con el Banco Nación, Mendoza pagó hace unos días $300 millones.

La provincia, según lo asumido por la Casa Rosada, debería recibir en concepto de asistencia financiera alrededor de $5.000 millones que, a esta altura, es evidente que serán enviados en cuentagotas.

El punto para el gobierno provincial es que la asistencia no está llegando con la velocidad que la emergencia requiere y, como ya se sabe, es el plan A para hacerle frente a la crisis. Otra de las patas de esa estrategia, está basada en la renegociación de los vencimientos de deuda para 2020 y que alcanzan los $14.000 millones.

Suarez tranquilizó a los intendentes el 1 de Mayo al anunciarles que esa ayuda nacional, que proviene de Anticipos del Tesoro Nacional (ATN) y de prestamos de un Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial, será coparticipada a los municipios. Pero luego se precisó que el reparto se hará de ahora en más y que no abarca a los $1.200 millones que ya ingresaron. En total se calcula que las comunas terminarían recibiendo unos $750 millones aproximadamente, pero no se sabe cuándo.

En el marco de la crisis, lo que sucedió en las últimas semanas con la caída a nivel internacional con el precio del crudo, trajo otra vez la discusión para Mendoza y el resto de las provincias productoras de petróleo de un tema que forma parte de otro tironeo con la Nación: el planteo para que se estableciera un precio sostén del barril o como se lo denominó un “barril criollo”, para garantizar que los gobernadores no sufrirán bajas importantes en sus ingresos más allá de los vaivenes internacionales.

El gobierno nacional anunció este miércoles que finalmente pondrá en marcha el relanzamiento del "barril criollo" después de llegar a un acuerdo con las YPF y fijó un precio de U$S 45 para ese barril, aunque los detalles se conocerán por decreto.

La medida apunta fundamentalmente a sostener la producción, evitar despidos en el sector y a permitir que las provincias recuperen el nivel de ingresos por regalías. Solo por este concepto, los ingresos mensuales previstos por el ministerio de Hacienda mendocino por $900 millones bajaron a la mitad.

Los detalles del decreto son importantes para saber si existen o no condicionalidades y para determinar cómo será el impacto de la medida. Algo sí, podría garantizar que se frene la caída de la producción pero no está garantizado que funcionará como impulso para nuevas inversiones ya que ese precio de barril tendrá vigencia solo hasta fines de este año.
 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?