Muchos millones: cuánto cuesta el mantenimiento de la Quinta de Olivos

Muchos millones: cuánto cuesta el mantenimiento de la Quinta de Olivos

Para solventar todos los gastos de la propiedad presidencial, el Estado nacional desembolsa por mes más de 12 millones de pesos, que anualizado se transforma en casi 150 millones de pesos. Agua y ABL, las mayores erogaciones por lejos.

MDZ Política

MDZ Política

La Quinta de Olivos es considerada como la residencia más destacada de la Argentina, ya que en ella no solo vive el Presidente con su familia, sino que además funciona como una gran oficina transitada diariamente por ministros y equipos de trabajo, por lo que su mantenimiento es fundamental y, al mismo tiempo, bastante oneroso.

Según reveló una investigación del periodista Pablo Fernández Blanco para el programa Terapia de noticias, del canal LN+, el mantenimiento de la Quinta de Olivos requiere un gasto mensual de poco más de 12 millones de pesos, que anualizado se transforma en casi 150 millones de pesos.

Estos números señalan algunas curiosidades. La mayor parte de los recursos monetarios destinados a la quinta presidencial se destinan al pago del servicio de agua y cloacas: $3.083.316,45, lo que equivale al 32,56% de los gastos totales. El servicio es propiciado por la empresa estatal AySA, controlada por el mismo Ejecutivo nacional.

En cuanto al resto de los servicios, la electricidad es provista por Edenor y se abona en tres facturas de $13.353,48; $96.713,04; y $636.204,78, que en conjunto representan el 7,88% de los gastos totales. A su vez, la factura de gas alcanza los $128.388,95, es decir, el 1,36% del total.

Otra particularidad es el servicio de internet. El gobierno de Alberto Fernández destina alrededor de $25.900 por mes que son abonados a Arsat, otra empresa controlada por el Estado nacional. Sin embargo, se supo que durante la gestión de Mauricio Macri, la prestación estaba a cargo de Fibertel, una de las compañías principales del Grupo Clarín.

De todas formas, el principal conglomerado de medios de comunicación del país y uno de los mayores enemigos del kirchnerismo aún conserva una prestación en Olivos: el servicio de telefonía fija que ofrece Telecom, la última adquisición del grupo y que le factura al Gobierno nacional unos $12.897,39 por mes.

Sin embargo, el mayor gasto dentro del mantenimiento de la Quinta de Olivos corresponde al impuesto de alumbrado, barrido y limpieza (ABL) cobrado por la Municipalidad de Vicente López. En concepto de ABL, el Estado nacional desembolsa al municipio comandado por Jorge Macri $5.465.086 en dos cuentas, lo que equivale al 57,71% del gasto total.

Detrás de este último impuesto hay una singular historia, narró Fernández Blanco. La Quinta de Olivos se empezó a construir a mediados del siglo XIX, pero fiel a la costumbre argentina de regatear la superficie construida de las propiedades para evadir impuestos, estaba declarada casi como un terreno baldío y prácticamente no pagaba nada de ABL. Esta situación cambió en 2017, cuando el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, se reunió con representantes del municipio y arreglaron una tasa municipal. "Los Macri discutieron una tasa pública", remató el comunicador.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?