Mauricio Macri volvió a cargar contra el gobierno nacional y su manejo de la pandemia

Mauricio Macri volvió a cargar contra el gobierno nacional y su manejo de la pandemia

MDZ asistió de forma virtual al foro de ex jefes de Estado, organizado por la Fundación IDEA y titulado “América Latina: ¿ahora o nunca?”. En el mismo fue protagonista Mauricio Macri, quien no dudó en exponer sus diferencias con el Gobierno actual respecto al manejo de la crisis sanitaria.

MDZ Política

MDZ Política

El expresidente, Mauricio Macri, continúa su reaparición política para así dar su opinión en relación al manejo político del gobierno de Alberto Fernández, especialmente sobre el manejo de la pandemia de covid-19. En esta ocasión, el exmandatario participó del foro presidencial virtual que reunió a ex jefes de Estado de América Latina y España. El mismo fue organizado por la Fundación “Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA-Democrática)”.

Mauricio Macri tuvo su primera intervención en el foro con un ligero énfasis en el manejo de la pandemia en Argentina.

“Tenemos que aprender de lo que nos ha pasado. Es la primera vez que tenemos una pandemia en la era de las redes sociales. El miedo vende y se ha visto en los medios de comunicación. Además, las medidas han afectado a la calidad institucional y principalmente a los niños que no asisten a clases. Es el resultado de una cuarentena eterna, como la de Argentina, donde lo que se ha hecho ha sido de gravedad institucional. Se viene una segunda ola. Aprendamos de esta primera primera experiencia para así poder encontrar un equilibrio”, dijo Macri.

El moderador del evento comenzó a hacer preguntas, por lo que al instante se dirigió a Macri con el siguiente interrogante: Usted dijo que hay que prepararse para otras pandemias, pero - más allá de eso- ¿cómo puede esta enfermedad minar la democracia?
“No es una enfermedad, es el manejo del desafío que nos plantea la naturaleza. No hay que estar listo porque lo que viene es peor, sino que hay que aprender de lo que estamos viviendo para poder estar preparados en materia de organización. Hay que entender que el fenómeno de la globalización genera que la crisis de un país repercuta en otro”, fue la respuesta inicial del expresidente.

“Hay que empoderar al ciudadano. Hemos hecho un paso atrás en nuestra región porque le decíamos a la gente que hacer y que no de manera arbitraria. Reitero que me parece gravísimo que los chicos no concurran al colegio. Esto pasa desde el 19 de marzo y demuestra que se ha sobrereaccionado. No solo les dificulta su desarrollo y rendimiento laboral a futuro, sino su salud mental”, comentó bajo una muy clara discrepancia con el gobierno argentino.

El expresidente también se refirió a que el sistema de salud debe estar preparado ante estas situaciones, pero sin cortar la vida normal que lleva la gente y sin sacarles libertades individuales. Su postura dejó en claro que quería comunicarle a sus colegas los errores cometidos por su vencedor en las elecciones de hace un año atrás.

“Todo esto es un llamado de atención a que no vuelva a suceder, a través de coordinación entre países. Que el G7 o el G20 no se hayan reunido, no es un impedimento para que el Mercosur se hubiese reunido para acordar políticas comunes. Se podría haber dado una fortaleza ante la ola del miedo impuesta por las redes y la comunicación”, expresó el ex presidente.

“Haberlos encerrado 7 meses ha afectado el sistema inmunológico de los chicos y va a provocar muchos problemas en los próximos años”.

¿Hoy el libre mercado es necesariamente compatible con una mayor recaudación fiscal?, fue la última pregunta del moderador. Macri cargó contra Alberto Fernández sin titubear.

“No son para nada incompatibles. Lo que sí lo es, es la economía cerrada. Argentina es un ejemplo porque siempre inventa nuevos impuestos. Ahora mismo el gobierno lo está haciendo, lo cual aleja inversiones. Tiene que haber un equilibrio entre ingresos y gastos razonables. El gobierno actual no tiene presupuesto sustentable. Causa el inicio a la informalidad laboral absoluta. Hay un gran esfuerzo a llevar a cabo”.

Para finalizar, el dirigente del PRO dijo: “Hay que ser precavidos, responsables y tener un sistema de salud preparado. Esto no significa que se deba frenar la vida y su funcionamiento. En el siglo XVI no pueden suceder estos problemas en torno a las libertades de las personas. Además, se ha utilizado el miedo como vehículo”.

En qué consiste IDEA

IDEA es un foro ad hoc integrado por ex Jefes de Estado y de Gobierno que, desde la sociedad civil y en sede de la opinión pública internacional, observa y analiza los procesos y experiencias democráticos iberoamericanos; reflexiona sobre las vías y medios que permitan la instalación de la democracia allí donde no existe o su reconstitución donde se ha deteriorado, y favorecer su defensa y respeto por los gobiernos donde se encuentra radicada.

La dinámica del ciclo de conversaciones contó con la presencia virtual de figuras destacadas del mundo de la política. Entre ellos se encontraban; Luis Alberto Lacalle (Uruguay), Eduardo Frei (Chile), Jamil Mahuad (Ecuador), José María Aznar (España) y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica). Las consignas propuestas y los temas a desarrollarse giraron en torno a las siguientes ideas propuestas por los organizadores:

“El ejercicio de los regímenes de excepción o emergencia constitucional durante la pandemia del covid-19, en el contexto de debilitamiento que arrastran las democracias y el Estado de Derecho en Iberoamérica, puede tener un efecto de rebote negativo. Los gobiernos, frente a poblaciones que revalorizan a través de la cuarentena el derecho a la vida, y persuadidos de la potencial o real amenaza del virus letal, encontrarían como excusa fácil la salvaguarda de esos derechos para restringir otras libertades. Así como en el pasado se alegaban razones de seguridad nacional, esta vez viene al caso la urgencia de atender las necesidades de los “excluidos socialmente” por la crisis económica.

A corto plazo resulta plausible que el Estado otorgue subsidios, préstamos o descargas temporales de obligaciones, tales como la postergación del pago de deudas y alquileres sin poner en situación de riesgo extremo a los acreedores. Cabe agregar el desarrollo de “programas de ayuda a empresas de gran tamaño” afectadas por el confinamiento para evitar que una posible quiebra conlleve a la “merma del aparato productivo”, con los efectos devastadores que ello supondría para las poblaciones que se encuentran en la penuria. El papel del Estado, “para sacar a las economías de la fase de letargo y depresión” obra de la pandemia, es imperativo.

Si los gobiernos dejaran de actuar por temor a desequilibrios fiscales transitorios y endeudamientos, sobre todo en las “economías emergentes”, podrían desencadenar “graves consecuencias económicas y sociales” que, una vez concluida la cuarentena, desembocaran en un “estallido de crisis muy profundas y costosas”. El preanuncio de la insurgencia social antes del coronavirus es aleccionador, a pesar de haber sido direccionado por sectores de interés contrarios a las reglas de juego de la democracia.

El relanzamiento de la actividad económica global y regional mal puede esperar al debate político, igualmente necesario pues estamos frente a dimensiones que recuerdan a la Gran Depresión de 1929. Es importante que los gobiernos “secunden y promuevan programas privados orientados a la provisión de insumos a los centros de producción.

Sería deseable que el diálogo entre los expresidentes girase en torno a la acción de los gobernantes en ejercicio, partiendo del trazado de una agenda realista e inmediata.

En tanto a las ideas expuestas por los diferentes expositores, tales como José María Aznar, quien supo ser exministro de España entre 1996 y 2004, fue puntualizado que América Latina debe ser parte de las nuevas propuestas. Tenemos ideas para que Latinoamérica pueda culminar su inclusión en la agenda global. No vamos a dejar que sea excluida”, dijo al comenzar la jornada.

Por su parte, Jamil Mahuad puntualizó que “la pandemia se ha convertido en un caballo de Troya porque muchos se aprovechan para aplicar corrupción, narcotráfico, etc., y así perjudicar el acceso a la educación”. Por lo que, su colega, Eduardo Frei, agregó: “En América Latina hay una disputa. Sin trabajo entre nosotros, ¿qué podemos hacer? Hay que fortalecer las instituciones y compartir experiencias entre países latinoamericanos”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?