Ruptura total: la trastienda del encierro que determinó Alberto Fernández sin acuerdo de Rodolfo Suarez

Ruptura total: la trastienda del encierro que determinó Alberto Fernández sin acuerdo de Rodolfo Suarez

El gobernador Rodolfo Suarez manifestó su desacuerdo. En Mendoza creen que quieren "cambiar el eje para volver a la agenda del miedo". Incertidumbre sobre el futuro.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

Si hasta ahora había una guerra fría entre el presidente Alberto Fernández y el gobernador Rodolfo Suarez, ahora hay una ruptura declarada; una pelea expuesta que tiene raigambre institucional. El Presidente desautorizó al Gobernador y avanzó en contra de la voluntad del mandatario local. Sin eufemismos, Suarez lo dijo: "Estoy en contra de cerrar todo y se los dije. No podemos volver atrás", repitió. Además, la imposición de restricciones a Mendoza llegaron justo cuando la Provincia iba en sentido contrario: volvían las reuniones familiares, se abrieron los clubes y desde hoy se eliminaban durante tres días a la semana las restricciones según el DNI. 

Suarez reconoce que es una ruptura. "Es volver a la agenda del miedo", dijo el Gobernador, aún con bronca y sorpresa por el anuncio. 

Si hay alguna razón sanitaria para "cerrar" Mendoza, es la misma que hace dos meses. Si había alguna razón política para hacerlo, pues ahora es el mejor momento: el contraste entre las dos visiones es mayor y la necesidad de retomar la agenda pública por parte del Presidente también. Mendoza no está peor que hace dos meses y hasta la Nación había reconocido un amesetamiento. En el Ministerio de Salud aseguran que hoy sigue en expansión: se habilitaron 36 camas de mediana complejidad en el hospital Del Carmen y habrá 7 más de terapia en el Lagomaggiore. 

Hubo anuncio, pero no hay Decreto. Ahora vienen 48 horas de negociación y mientras tanto en Mendoza siguen las mismas condiciones establecidas por el Gobernador. El DNU de Alberto Fernández entraría en vigencia desde el 12 de octubre. Las disposiciones de Rodolfo Suarez no tienen fecha de vencimiento, pero se caen cuando surja una "norma superior que la contradiga". En el medio, la incertidumbre. "El Gobierno está en conversaciones con los Gobernadores para definir los departamentos. Se va a detallar en el Decreto que salga en 48 horas, cuando venza el que está vigente", informaron desde Casa Rosada a MDZ. 

La decisión intempestiva de volver al Aislamiento Obligatorio tiene otro problema: cómo reaccionará la gente. Es que dudan que tras más de 200 días se pueda volver atrás y más en Mendoza, donde la habilitación de actividades ya había generado una vida cotidiana distinta. "La gente no va a encerrarse", es el mensaje que se repite. 

Pero hay una interpretación política. La tensión generada por la situación económica del país y las consecuencias sociales del manejo de la pandemia tensaron la cuerda incluso dentro del Gobierno nacional. "El dólar está descontrolado y no saben qué va a pasar el martes", dicen. Las medidas para controlar la economía no funcionan. "Nadie liquida exportaciones porque no hay confianza y el Gobierno nacional no consigue lo que se propone. Están con un problema muy grave y no saben cómo salir. Por eso buscan cambiar la agenda", interpretan en Mendoza.

 

"La agenda del miedo"

Una encuesta realizada por la consultora Analogías, cercana al Gobierno, marca no solo que Alberto Fernández cae en su imagen, sino que las preocupaciones de la población ya no son las que el Presidente cree: la inflación, la situación económica y la incertidumbre son los principales problemas.

La pandemia quedó relegada. Por eso la necesidad de volver a la "agenda sanitaria" que desde marzo le dio frutos al Presidente. Todos los indicadores de humor social y de respuesta a las medidas de gobierno comenzaron a dar negativos. 

Alberto Fernández intentó "federalizar" su mensaje, distribuyendo en realidad problemas propios. No tenía a su lado a Axel Kicillof, un incondicional, ni a Horacio Rodríguez Larreta, con quien ya está enfrentado definitivamente tras la quita de recursos. 

A los gobiernos le quedan dos días para negociar: aunque parezca insólito, no está el detalle de cuáles son los departamentos de cada provincia que volverán al aislamiento social por 14 días. "Se va a dialogar con los gobernadores", aseguraron. Alberto remarcó ese diálogo en su anuncio, pero el diálogo no significó acuerdo. Suarez marcó la disidencia y también se sorprendió por la actitud obsecuente de su correligionario Gerardo Morales, sentado a la izquierda del Presidente. 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?