Ganar por derecha y por el centro: qué hay detrás de la la reaparición de Mauricio Macri

Ganar por derecha y por el centro: qué hay detrás de la la reaparición de Mauricio Macri

Mauricio Macri reapareció y, aunque no está claro su futuro, vuelve a intentar captar un electorado que a Juntos por el Cambio se "le escapó" en 2019. Las dudas que genera Alberto Fernández para generar confianza.

Paulino Rodrigues

Paulino Rodrigues

La reaparición de Mauricio Macri genera algunas dudas porque no está claro cuál es su objetivo final. En principio vuelve a la escena para no quedar relegado y le marca la cancha al propio peronismo. Pero su reaparición tiene también un rol funcional que puede servirle a Juntos por el Cambio, aún a pesar de sus ingratos reclamos hacia el sector más político de ese frente. 

Macri abre un lugar de "esperanza" a los sectores moderados. Le da una nueva puerta de entrada a los sectores que por derecha se le estaban yendo a Juntos por el Cambio; es una posibilidad de volver a captar electores que hoy miran hacia "los libertarios", como José Luis Espert. No es un electorado despreciable: son unos 6 puntos que se le escapaban y que Macri lo sufrió en las últimas elecciones.

A su modo y con la torpeza que lo ha caracterizado, el expresidente intenta seguir siendo un paraguas para mantener la idea que puede haber una salida electoral con un proyecto de poder por fuera del peronismo. Él, con fracasos y todo, fue el único presidente no peronista en terminar el mandato.  El PRO, a diferencia del radicalismo, tiene un proyecto de poder y es lo que busca desde su fundación en la Ciudad de Buenos Aires. Con la idea de no ser candidato relaja el escenario. Tal vez se siente cómodo con la idea que planteó Cristina, que no hace falta ser presidente para ostentar el poder; al menos por ahora. 

Los ruidos que puede haber hoy en la oposición se pueden diluir el año que viene si asoma la posibilidad de que haya cercanía con el poder. Si Juntos por el Cambio tiene chances electorales, las diferencias quedarán en segundo plano como ocurrió con el Frente de Todos el año pasado

Ruidos en el Gobierno

Macri sí sube al ring a Alberto Fernández y le marca la cancha al peronismo al decir que Cristina tiene secuestrado al peronismo. Alberto le contestó directamente: misión cumplida. Pero los problemas centrales de Argentina están en el gobierno y Alberto Fernández sigue hablando como si el poder estuviera en otro lado y no él. Alberto no tiene territorio. 

El Presidente está en una situación compleja porque hay un apolítica económica errática. Genera mucha desconfianza el proceso político. En la gestión el Presidente no encuentra el ritmo. Su descargo fue que la pandemia no deja ver la gestión. Pero es al revés: la gestión de la pandemia es mala. 

La base es la pérdida de confianza: los argentinos decidimos postergar decisiones, las empresas no quieren invertir, las personas que pueden compran dólares lo hacen a pesar del precio. La confianza es todo. El Presidente habló ante los empresarios en el coloquio de IDEA, pero dejó dudas. El empresario observa, analiza y minimiza riesgos. En un país con los riesgos de Argentina, a un empresario no lo convencés con declaraciones. Mucho menos si las decisiones van por otro lado y no generando las condiciones macroeconómicas y las señales políticas para crear confianza. 

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?