Errores del jefe máximo que confunden hasta al PJ

Errores del jefe máximo que confunden hasta al PJ

Fernández volvió a equivocarse al hablar de la deuda de Mendoza. Antes, había anunciado la modificación de la ley antiminera cuando todavía no se sancionaba en la Legislatura. Aún no hay definiciones en el PJ mendocino respecto del endeudamiento que pide Suarez, pero la tendencia es negativa.

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

Alberto Fernández ya metió la pata en dos oportunidades respecto de la deuda mendocina. 

Habló en medio de la campaña electoral de una deuda diez veces más grande que la que verdaderamente tiene la provincia. Dijo que era de 13.000 millones de dólares, cuando la deuda reconocida por el Gobierno en realidad es de 1.300 millones.

Ya en funciones, se volvió a equivocar. El lunes Fernández mencionó en un canal televisivo porteño un endeudamiento para 2020 200 millones de dólares más alto del que se está discutiendo. Encima, erró respecto del destino: dijo que es para gastos corrientes, pero Rodolfo Suarez lo ha pedido para obras.

La sintonía de Fernández con Mendoza a esta altura deja algunas dudas. Se suma un hecho que la convulsión antiminera de diciembre tapó. El Presidente dijo en un evento que ya había sido sancionada la reforma de la ley 7722, días antes de que ese cambio fuera debatido por la Legislatura provincial.

¿Cuánto sabe verdaderamente Fernández de Mendoza? ¿Quién le pasa esta mala información? Nadie se hace cargo en el PJ de los errores del Presidente. 

"Lo hacen quedar mal", susurran algunos justicialistas que se desentienden como fuentes, en medio del receso vacacional que ha congelado la ley de leyes mendocina.

La pregunta es cuánto van a incidir en el PJ las críticas del Presidente a la hora de votar el endeudamiento de este año.

No dicen que la deuda solicitada sea para gastos corrientes, como sostuvo Fernández, pero las discusiones en el justicialismo local son acaloradas. 

Hay quienes analizan, por ejemplo, si Mendoza puede tomar 300 millones de dólares de endeudamiento (que se suman a los compromisos en moneda estadounidense y en pesos asumidos en los últimos años) a pesar de la caída de la recaudación. 

Los peronistas siguen estudiando, además, si son "estratégicas" las obras que el Gobierno quiere encarar con ese endeudamiento. Pero el análisis justicialista no es definitivo todavía.

Juega en el medio un factor más político que económico: la falta de liderazgos en el peronismo. El viejo bloque de los intendentes se muestra disgregado y La Cámpora tampoco parece tener la manija.

En este contexto, nadie quiere quedar pegado con la deuda de Suarez y, por las dudas, todos opinan en contra. 

Es difícil la parada para el gobernador nuevo, quien además de tratar de convencer al PJ, debe lidiar con declaraciones presidenciales dirigidas contra un radical que no es él: Alfredo Cornejo

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?