Los problemas que enfrenta el PJ, más allá de la batalla en la Corte

Los problemas que enfrenta el PJ, más allá de la batalla en la Corte

El alto tribunal aceptó la medida cautelar y ahora el peronismo está en condiciones de anotar en la Junta Electoral a sus candidatos a intendentes en cuatro departamentos. Pero el próximo paso es bastante difícil: iniciar el camino para elegir a su candidato a gobernador. Las dudas interminables de Alejandro Bermejo, el aguijón de La Cámpora y un reflote de la interna partidaria aparecen entre los obstáculos para cumplir ese objetivo.

La medida cautelar de los intendentes era un verdadero tapón para el justicialismo mendocino, que ahora no tiene excusas para avanzar con la decisión más importante: quién será su candidato a gobernador en las próximas elecciones.

El aspirante más nítido es Alejandro Bermejo, que es el que mejor mide en las encuestas de los peronistas que están en carrera. Bermejo tomaría una decisión la semana que viene. Para entonces se esperaba el fallo de la Corte sobre la cautelar, el cual se adelantó.

Sin embargo, a esta altura, las dudas de Bermejo (dice que "todavía" no es candidato a la gobernación) son muy llamativas.

El intendente de Maipú exige para ello la unidad del peronismo en torno a una figura (¿la suya?). Es una meta difícil. Implica, entre otras cosas, lograr un acuerdo electoral con La Cámpora, que ya lanzó a su candidata para la gobernación (Anabel Fernández Sagasti) y que incluso les ha plantado candidatos propios a los cuatro intendentes justicialistas que luchan a brazo partido en la Justicia por conseguir otra reelección.

La docente y sindicalista Alicia Furlán fue la elegida para competir en Tunuyán; una maestra rural llamada Paula Repetto será la postulante en San Martín; un abogado de 30 años llamado Nadir Nasuf se presentará en San Rafael y hasta un veterano se sumará por el lado del kirchnerismo. Se trata de Sergio "Corcho" Brizuela, quien fue intendente de Lavalle en los 90 y ahora disputará la candidatura con Roberto Righi, quien es jefe comunal desde 2001.

Fernández Sagasti elogia públicamente a Bermejo por haber propiciado la "renovación" política en su departamento y haber dejado de lado la posibilidad de reelegirse como intendentes. Se saca fotos con él y nadie descarta que Bermejo y Fernández Sagasti puedan terminar en una fórmula conjunta.

Es evidente el tiro por elevación de La Cámpora contra el resto de los intendentes del PJ y hasta la intención de abrir una herida que deje a Bermejo de su lado en la grieta interna. El intendente de Maipú está tironeado y se muestra inseguro. Demasiado.

Bermejo encima acaba de ser el blanco de opositores internos, suyos o de sus aliados. Los fogonazos, si bien breves, deslucen la unidad y la mística que el presidente partidario Guillermo Carmona busca mostrar en cada acto del PJ.

Hay más. En el entorno del intendente de Maipú aseguran que existe un constante desfile de dirigentes en el municipio, que le pide que sea candidato, pero al parecer, no es el único juego político que hacen los otros intendentes.

Por una vía paralela, no desalientan a Omar Félix (hermano de Emir, el intendente de San Rafael) en la lucha por la candidatura a gobernador, e incluso acarician al extra partidario más codiciado por el PJ en todas sus variantes: el líder de Protectora, José Luis Ramón.

Cerca de Omar Félix afirman que Ramón y el ex funcionario paquista Mauricio Guzmán ya han tenido reuniones con los intendentes peronistas y hablan incesantemente de construir una fórmula con el diputado nacional.

La reacción de Ramón es virulenta: califica todo de "operación política" y asegura que su coalición opositora hará eje en Protectora, no en el PJ.

Ramón lanzó esta semana su candidatura a gobernador en medio de las protestas callejeras contra la suba del gas y habló de armar una alianza que reúna a todos los descontentos con Macri y Cornejo, sin distinciones: izquierda, derecha, radicales y, por supuesto, peronistas. Pero todos enfilados detrás suyo.

El tiempo avanza y son muchos los interrogantes que hay que resolver para que el PJ y sus socios se sumen definitivamente a la oferta electoral de la provincia.

La Justicia despejó este viernes uno que sólo sirve por el momento: los intendentes reeleccionistas ya se pueden anotar para competir por otro mandato.

No es poca cosa para poder construir un tablero provisorio. Pero es una incógnita hasta dónde llegará esta batalla, que para Cornejo es una cruzada: el gobernador peleará hasta el final para desordenar lo poco que está ordenado en el justicialismo y que los intendentes tengan que resignar la reelección.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?