Qué declararon los mendocinos acusados por las estafas de Generación Zoe

Qué declararon los mendocinos acusados por las estafas de Generación Zoe

Dos de los hombres señalados como líderes de Generación Zoe declararon tras ser denunciados por los damnificados en la provincia. Aseguran ser víctimas de Cositorto.

Gabriela Guilló

Gabriela Guilló

Hace días dos de los mendocinos señalados como los líderes de Generación Zoe en la provincia declararon frente a la fiscal, tras ser denunciados por estafas reiteradas y presunta asociación ilícita por una decena de damnificados.

Las víctimas se presentaron a fines de abril ante la fiscal de Delitos Económicos, Susana Muscianisi. Tras escuchar a los damnificados, quienes aseguran haber perdido sus ahorros en dólares en una presunta estafa piramidal, ahora fue el turno de los presuntos responsables del hecho.

Dos de los seis acusados, en compañía de su abogado, se presentaron a declarar frente a la funcionaria judicial y dieron su versión.

Federico Tamuch y Eduardo Pizarro coincidieron al indicar que son dos víctimas más de la empresa. Los hombres aseguraron que ellos, al igual que los denunciantes, confiaron en Leonardo Cositorto e invirtieron su dinero -alrededor de 40 y 20 mil dólares-.

Ambos precisaron que les ofrecieron en Buenos Aires ser parte de Generación Zoe, por lo que también invirtieron su dinero, creyendo que se trataba de una financiera. Los primeros meses les iba muy bien -en julio del 2021- y siguieron trabajando solo como vendedores.

En relación al funcionamiento de la organización, sostuvieron que ellos era dos empleados más, que se dedicaban a vender y que los clientes llegaban solos. Es más, sostiene que quienes los denuncian son tan culpables como ellos porque también llevaron a personas para que invirtieran sus ahorros.

"Nunca hicimos nada de mala fe, no nos dimos cuenta que se trataba de un negocio ilícito y nunca creímos que se iba a caer", dijeron en sus declaraciones los sospechosos.

Los hombres también indicaron que cuando comenzaron las denuncias ellos dejaron de cobrar un sueldo, algo que no ocurrió en con los líderes de Córdoba.

"La plata que recibíamos la mandábamos directo a Buenos Aires" precisaron.

La causa por el momento está en estudio en Mendoza. La fiscal deberá considerar si está frente a un delito nuevo o si hay algo que se pueda investigar en la provincia. En caso de que se trate de los mismos delitos del expediente que se instruye en Buenos Aires o Córdoba, las actuaciones podrían ser remitidas a esas ciudades.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?