Castración química, la propuesta que cobra fuerza para castigar a violadores

Castración química, la propuesta que cobra fuerza para castigar a violadores

El presidente peruano está a días de formalizar un proyecto que implica administrar medicamentos que reducen la libido e inhiben el deseo sexual a quienes hayan cometido abusos sexuales.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Tras un terrible hecho de violación que tuvo como víctima a una niña de 3 años, Perú comenzó a pensar en una fuerte medida de castigo para los abusadores sexuales. Ahora, la castración química está en el centro de las miradas.

Bajo un escenario complejo, el presidente de Perú, Pedro Castillo, ratificó este lunes que el Ejecutivo formalizará en los próximos días su propuesta de castración química para violadores de menores de edad, adolescentes y mujeres. Para el mandatario, se trata de una iniciativa que se vehiculiza a través de “un clamor popular”.

“Estamos planteando aplicar la castración química como una de las medidas drásticas contra los violadores de menores de edad, adolescentes y mujeres; propuesta que será formalizada en los próximos días y esperamos que el Congreso no le dé la espalda a un clamor popular", remarcó Castillo. Y agregó: "Nosotros como gobierno tenemos la enorme responsabilidad de defender la vida de los peruanos, que está por encima de cualquier interés o cálculo político”, añadió.

En un acto en Ate-Vitarte, el mandatario reiteró la necesidad de una tarea conjunta entre el Congreso y el Ejecutivo sobre todo en este tema, porque, afirmó, “no hay espacio para la confrontación”. “Es nuestro deber hacerlo con sentido de urgencia y determinación, aquí no hay lugar para la inacción, para la parálisis, la vida está por encima de todo”, agregó, según el diario La República.

El origen

Castillo lanzó la propuesta como respuesta al caso de una nena de tres años secuestrada y violada en Chiclayo, hecho de una enorme repercusión en los medios peruanos.

Sin embargo, el ministro del Interior, Alfonso Chávarry, señaló que la propuesta del Ejecutivo todavía debe atravesar algunos estudios y comprobarse “si da resultado o no”. “Eso debe ser revaluado, así nomás no se puede afirmar; debe tener un estudio”, sostuvo en declaraciones a la prensa, según la radio RPP.

Parte de la discusión interna en el gobierno se dará el miércoles, en la reunión del Consejo de Ministros, en la que, según anticipó el titular de Justicia, Félix Chero, se analizarán también “otras acciones preventivas en educación y salud mental”. Además, admitió que “el nombre” del procedimiento puede generar controversia, pero aclaró que el Ejecutivo convocará a quienes tengan criterios diferentes para buscar la mejor solución, de acuerdo a la estatal agencia Andina.

La eventual castración química sería, en Perú, una pena accesoria, es decir, no se aplicaría en casos en los que el agresor reciba cadena perpetua. “Cuando nuestros hijos son tocados, debemos ponernos la camiseta más allá de posturas políticas”, señaló Chero, para quien en casos de flagrancia –como el de Chiclayo- deben activarse los procedimientos para que haya condena en no más de 15 días.

El procedimiento

La castración química consiste en administrar medicamentos que reducen la libido e inhiben el deseo sexual, y suele aplicarse como método de prevención contra las agresiones sexuales, y también como castigo para los que cometen crímenes de esta índole. Los efectos de esos fármacos no son definitivos y solo duran mientras son aplicados.

La iniciativa que se busca aplicar en Perú ya recibió el rechazo de la Defensoría del Pueblo y del partido de izquierda Nuevo Perú, aliado del oficialismo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?