Una paramédica socorrió a la víctima de un accidente fatal y descubrió que era su hija

Una paramédica socorrió a la víctima de un accidente fatal y descubrió que era su hija

El brutal siniestro se produjo el pasado martes en la ciudad canadiense de Calgary. Tras conocer que se trataba de su hija, la mujer relató el angustiante hecho ante la prensa.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Una paramédica canadiense vivió el episodio más angustiante de su vida luego de que la enviaran para socorrer a una joven que había sufrido un accidente en la localidad de Calgary. Pese a que intentó salvarle la vida, la joven murió. Tras confirmar el deceso, recibió una trágica noticia: se trataba de su propia hija.

Todo comenzó cuando Jayme Erickson, una paramédica de Canadá, fue enviada para brindar asistencia médica a la víctima de un choque que se produjo el pasado martes en Calgary. Una vez en el lugar del accidente, sacó a la joven del vehículo e hizo todo lo posible para reanimarla y, en esas condiciones, fue trasladada a un hospital. Sin embargo, minutos más tarde perdió la vida.

Pese a que la madre estuvo cara a cara con su hija antes de la muerte, Erickson no pudo reconocer de quién se trataba debido a la extrema gravedad de las lesiones. Al llegar a su casa, agentes de la Real Policía Montada de Canadá (RCPM) le informaron que la paciente fallecida era Montana, su hija de 17 años.

Tras el hecho, la paramédica compartió su dolor con la prensa y señaló que "su hija era exitosa en todo lo que se proponía hacer y una nadadora entusiasta que quería ser abogada". Durante toda la conferencia, la mujer quebró en llanto varias veces mientras que un amigo cercano a la familia perdió la compostura al escucharla hablar.

En relación al accidente, el amigo de la familia indicó que el conductor logró salir del auto, pero la pasajera quedó atrapada con lesiones graves. Si bien la joven fue trasladada al hospital, en el camino de regreso, Erickson expresó su dolor y frustración porque sabía "que una familia probablemente había perdido una hija, hermana y nieta". 

"Al entrar al cuarto, para su horror, se enteró de que la joven con quien se sentó en la parte trasera del vehículo para mantenerla viva, era su propia hija", explicó el amigo y compañero de Erickson. Y finalizó: "Sin saberlo, mantenía viva a su propia hija".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?