De película: qué significa el inquietante mensaje que dejó Walter Bento al juez del caso

De película: qué significa el inquietante mensaje que dejó Walter Bento al juez del caso

Los policías estaban abriendo una caja de seguridad en la investigación por la causa de las coimas. En eso, se encontraron con una sorpresa casi cinematográfica: al revisar el interior, apareció un escrito en el que el principal imputado del caso se dirige directamente al juez a cargo del expediente.

Jorge Caloiro y Facundo García

La foto parece salida de un policial negro de los años 50'. Y es un retazo de lo que vivieron los policías enviados a allanar una caja de seguridad que pertenece al juez federal Walter Bento o a alguno de sus allegados. Al abrir, los efectivos quedaron desconcertados al notar que estaba casi vacía. Pero no totalmente: había un papel que -según varias fuentes- sería un escrito de puño y letra del principal imputado en la causa de corrupción más importante de los últimos años en Mendoza

La leyenda está dirigida al juez que entiende en el expediente y tiene un sentido inquietante: "Puigdéngolas: leé por favor" ¿Le está diciendo que no ha leído el expediente? ¿O lo está invitando a releer los escritos que presentó la defensa de Bento, donde se deja traslucir la amenaza de un contraataque jurídico que comprometa a los magistrados que tomaron el caso?

Como sea, el hecho de que la caja haya estado vacía sí es un mensaje claro. Significa que Bento anticipó ese movimiento que haría el fiscal, y que por lo tanto siente que está un par de jugadas más adelante.

El juez federal Walter Bento junto a uno de sus abogados, Gustavo Gazali.

Detenciones y allanamientos

La medida se tomó porque finalmente llegaron informes bancarios que se habían pedido a las autoridades hace tiempo. Es más: el allanamiento tuvo lugar a casi dos meses de las primeras imputaciones y detenciones. 

La caja señalada estaba en una sucursal del Santander-Río. Ahí se presentaron hoy los uniformados, en busca de pistas. Encontraron el cartelito, aunque pidieron la lista de personas que tuvieron ingreso al artefacto, por lo que no sería complejo descubrir quién depositó allí la nota.

Y todo lo anterior ocurre horas después de que un testigo fundamental, Diego Barrera (51), ampliara su declaración asegurando que hay mucho más por descubrir sobre la banda de las coimas en Tribunales. Ese relato condujo a otra serie de procedimientos en busca de nueva documentación.

Entre batallas jurídicas y escándalos institucionales que salpican para todas partes, es innegable que la historia tiene ribetes cuasi literarios.

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com  

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?