Causa Bento: declaró Barrera y anticipó que el escándalo recién empieza

Causa Bento: declaró Barrera y anticipó que el escándalo recién empieza

Ayer declaró uno de los testigos más importantes en la causa de las coimas en la Justicia Federal. Diego Barrera (51) aseguró haber visto al juez Bento en reuniones donde se planificaba cómo negociar con narcos como el Rengo Aguilera o los miembros del clan Pizarro ¿Hay documentos ocultos?

Jorge Caloiro y Facundo García

El testigo Diego Barrera había anticipado que tenía más información para dar en la causa de las coimas de la Justicia Federal, y ayer a las 10:20 horas tuvo la oportunidad. Ante el fiscal Dante Vega y los abogados defensores, quien fuera uno de los primeros en denunciar la cadena de arreglos que supuestamente existía en la Justicia se despachó con nuevas revelaciones que ahora el Ministerio Público tendrá que verificar. 

Lo primero que hizo Barrera -que está detenido- fue reclamar prisión domiciliaria para él y su familia, además de protección. Más de una vez se lee en su declaración que "hablar de esto es peligroso"; por lo que el reclamo por seguridad salpicó varias páginas; en especial porque tanto la pareja del testigo, Bibiana Sacolle, como los hijos de la mujer, Gastón y Lucas Curi, están con preventiva tras la desaparición y muerte de Diego Aliaga en julio de 2020.

Y el tramo fundamental del testimonio del martes tuvo que ver con la presencia del juez Walter Bento en la casa de Aliaga. Barrera dice que vio al juez "cuatro o cinco veces" y que en un par de charlas -acaecidas en 2016 en esa vivienda del barrio Palmares- escuchó que ambos conversaban sobre la forma de negociar con detenidos como el ex líder de la barra de Godoy Cruz, Daniel "Rengo" Aguilera.

Básicamente, le habrían ofrecido pagar en dólares a cambio de mejoras en su panorama judicial. Dijo Barrera:

"Hay gente que ha sido perjudicada por no adecuarse a pagar un apriete por intermedio de Diego Aliaga. Daniel 'Rengo' Aguilera es uno. En la causa, esto me lo contó Diego después de hablar con Bento, se le dijo que 'si no arregla se jode'. Porque él era el pijo (sic), hacía lo que él quería. Y en la causa Pizarro, otra causa de narcos, a esa gente también le pasó. Les metieron dos testigos de Bento, rompieron la cadena de custodia (que debía tener una de las pruebas). Y ellos dos lo comentaban a título de decir 'acá el que manda soy yo'".

Diego Barrera (51) es uno de los testigos clave en la causa de las coimas en la Justicia Federal.

Seguro de vida

Pero hubo más: Barrera recordó también otras trenzas varias, e incluso ironizó sobre la forma en que Bento otorgaba las domiciliarias. "Fueron varios los que tuvieron hemorroides", subrayó, en alusión a un beneficio que se le otorgó a Eugenio "Gordo" Nasi. Se trata de un contrabandista a quien -de acuerdo con la acusación de Vega- se mandó a su casa por padecer esa y otras dolencias menores (tras pagar la coima, obviamente).

En alguno de esos cónclaves que se concretaban en casa de Aliaga, además, habrían participado -siempre en la versión de Barrera- otros importantes miembros de la Justicia Federal. Y parece que buena parte de esas conversaciones quedaban grabadas: el declarante contó que Aliaga registraba los encuentros y los colocaba en una caja fuerte ya que, para él, esos registros eran "su seguro de vida".

—Él grababa todo y lo descargaba en una computadora— insistió Barrera.

De ser cierto, este material todavía puede estar en alguna parte; si bien el testigo aclaró que, apenas se conoció la desaparición de Aliaga, en el entorno del ex aduanero se ocuparon de trasladar esas pruebas.

Diego Aliaga poco antes de desaparecer. Lo encontraron muerto meses después.

Documentos ocultos

Algo, sin embargo, quedó. Barrera se refirió a unos diálogos por chat que habrían terminado bajo su resguardo. En esos intercambios habría pruebas de otra causa en la que se habrían pagado 150.000 dólares a cambio de beneficios procesales.

Asimismo, el declarante mencionó una serie de documentos que estarían escondidos en un punto que sólo él conoce. En los próximos días podrían tomarse medidas al respecto: lo que haya allí puede aportar nuevos datos en la megacausa que ya tiene a 23 imputados.

Otro de los puntos importantes de la declaración fue que Barrera volvió a negar haber tenido una conversación con los abogados de Bento, lo que le quitaría fuerza a un audio que el defensor Mariano Cúneo Libarona había utilizado durante las declaración indagatoria del juez la semana pasada. 

El cierre

Hoy, Diego Barrera (51) está acusado por el crimen del ex corredor de aduana Diego Aliaga, asesinado a mediados de 2020. Pero además es uno de los testigos fundamentales en la causa de las coimas en la Justicia Federal de Mendoza. La relación entre ambos casos radica en que el difunto Aliaga está sindicado como "la mano derecha" del juez Walter Bento, quien a su vez fue apuntado por la fiscalía como el líder de una asociación ilícita que operaba en Tribunales.

Casi al final de su declaración de ayer, Barrera hizo otra denuncia. Dijo que en su primera declaración dentro de la causa Aliaga él ya mencionaba la trama de arreglos en la Justicia, y no obstante se tardó bastante en reaccionar en ese sentido. Su tesis es que la causa permaneció "cajoneada" durante varios meses.

Es, claro, la declaración de un testigo. El futuro dirá cuánto de todo lo anterior es comprobable.

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?