El secreto de Salma Hayek para el baile sexual que la convirtió en símbolo erótico

El secreto de Salma Hayek para el baile sexual que la convirtió en símbolo erótico

En 1996 grabó una escena memorable con una pitón, pese a que era fóbica a ese reptil. Cómo lo hizo

Napsix

La historia de la artista mexicana Salma Hayek está cruzada por su perseverancia, destreza, ambición y, también, por lo erótico. Ella reúne tantas cualidades valiosas formadas a lo largo de su carrera, como dotes innatas que la ayudaron a escalar a la cima de Hollywood y dejar bien plantada la bandera del poder latino.

Y en su trayectoria hay un hito que quedó en el imaginario colectivo, que tiene que ver con una famosa escena que la consagró para siempre en el olimpo de la sensualidad: el recordado baile erótico mientras carga en su cuerpo una pitón en la película "Abierto hasta el amanecer", dirigida por Robert Rodríguez, cuyo guión fue escrito por Quentin Tarantino. Ahora, la pregunta que sigue resonando es cómo pudo Salma Hayek filmar esa escena con una pitón montada sobre su cuello, si ella le tiene terror a las serpientes. 

Salma Hayek reveló el secreto de su recordado baile erótico

Cuál fue el secreto de Salma Hayek para grabar el recordado baile erótico

Cuando grabó esa famosa escena, Salma Hayek tenía 29 años y su cuerpo parecía estar en el clímax de su sensualidad. Quentin Tarantino la admiraba y la quería a toda costa para que personificara a una amazona guerrera en su historia.  Fue así que el famoso cineasta se dedicó a convencer a la actriz para que interpretara ese papel, con la famosa escena del baile erótico incluida. Pero Hayek no se decidía por su fobia a las serpientes. Fue allí que Tarantino mintió y le dijo que Madonna estaba muy interesada en ser la cara de ese personaje.  Entonces, Salma Hayek se decidió.

Para lograr soportar semejante reptil sobre su humanidad, para prepararse mentalmente y aceptar lo que era inevitable, Salma Hayek apeló a una terapia poco convencional pero que al parecer dio réditos: la hipnosis. Se sometió a un tratamiento que se extendió varios meses y que le sirvió para imaginar que lo que tendría sobre sus hombros sería otra cosa y no una enorme pitón de varios kilos. Y lo logró.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?