Hallazgo arqueológico

Excepcional descubrimiento sobre sociedades humanas antes de la agricultura

Una investigación científica en África Central ha determinado que habían amplias redes sociales entre diferentes grupos de cazadores-recolectores en la cuenca del Congo, donde todavía hay grupos así.

MDZ Mundo
MDZ Mundo martes, 28 de mayo de 2024 · 11:40 hs
Excepcional descubrimiento sobre sociedades humanas antes de la agricultura
Los cazadores-recolectores BaYaka en el Congo tocan instrumentos musicales y bailan. Foto: Dpa.

Un descubrimiento ha captado la atención: mucho antes de que llegara la agricultura al centro de África, existían amplias redes sociales entre diferentes grupos de cazadores-recolectores en la cuenca del Congo.

Este intercambio a nivel continental preservó una diversidad cultural que evolucionó hace miles de años, como han demostrado investigadores de la Universidad de Zúrich basándose en instrumentos musicales, vocabulario especializado e información genética para realizar el estudio.

África Central ha estado ocupada por poblaciones de cazadores-recolectores durante cientos de miles de años, según investigaciones científicas recientes basadas en datos genéticos, arqueológicos y paleoambientales. Sin embargo, los cazadores-recolectores contemporáneos que viven en la cuenca del Congo hablan lenguas que han adquirido de sus vecinos agrícolas, los bantúes, en tiempos recientes, según el hallazgo arqueológico.

Esto plantea la cuestión de qué elementos de la antigua diversidad cultural en África Central provienen de una evolución a largo plazo y de un intercambio cultural regional anterior a la agricultura, y qué aspectos están influenciados por las interacciones con las comunidades agrícolas.

Un equipo internacional de investigadores dirigido por Andrea Migliano del Departamento de Antropología Evolutiva de la Universidad de Zurich (UZH) ha descubierto vínculos previamente desconocidos entre la cultura, el idioma y los genes entre diferentes poblaciones de cazadores-recolectores en África Central.

"Descubrimos que la distribución de instrumentos musicales entre los cazadores-recolectores se correlaciona muy fuertemente con aquellos segmentos genéticos que son de origen antiguo. Por lo tanto, estas poblaciones intercambiaban instrumentos musicales mucho antes de que existieran poblaciones agrícolas en la región", dice Migliano en un comunicado. Los resultados se publican en la revista Nature Human Behaviour. 

Los cazadores-recolectores, muy vinculados a la música. (Freepik)

El momento de los intercambios genéticos entre poblaciones se puede inferir rastreando los orígenes de segmentos específicos del genoma. Para ello, los investigadores reunieron datos genéticos de once grupos de cazadores-recolectores de África Central y dividieron su ADN en segmentos según el momento de los intercambios: los introducidos a través de introgresión o intercambio con poblaciones bantúes, los de intercambios recientes entre poblaciones de cazadores-recolectores, y los de origen antiguo.

Además, el equipo recopiló un extenso conjunto de datos de instrumentos musicales y herramientas de búsqueda de alimento, junto con sus nombres de documentos históricos y etnografías. Luego compararon cómo la estructura de la diversidad cultural (la similitud entre grupos en repertorios de instrumentos musicales y herramientas de subsistencia, basada en la presencia o ausencia de instrumentos musicales similares) se correlacionaba con la diversidad genética en diferentes momentos.

"Fue sorprendente que, aunque los diferentes grupos de cazadores-recolectores centroafricanos hablan lenguas de familias muy diferentes, comparten un número desproporcionado de palabras relacionadas con la música. Por lo tanto, estas palabras se remontan a una época anterior a las poblaciones de cazadores-recolectores. adoptaron las lenguas de sus vecinos bantúes", afirma el antropólogo Migliano. 

Los resultados sugieren que las amplias interacciones entre los grupos de cazadores-recolectores de la cuenca del Congo, incluso aquellos separados por miles de kilómetros, influyeron no sólo en su composición genética sino también en sus rasgos lingüísticos y culturales. Estas extensas redes sociales ayudaron a mantener una diversidad cultural que evolucionó miles de años antes de la llegada de la agricultura a la región.

Migliano añade: "La creación de redes culturales a gran escala de los humanos modernos tiene profundas raíces en el pasado, al menos en África Central". 

Video: así laboran los arqueólogos 

Dpa, NatureHumanBehaviour, Youtube

Archivado en