Por qué los vikingos no eran tan rudos como parece

Por qué los vikingos no eran tan rudos como parece

Los vikingos tienen fama de ser guerreros aguerridos e implacables, pero algunos datos históricos demuestran que tenían otra faceta mucho menos conocida y más suave.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Su fama los precedía: los vikingos eran conocidos por su ferocidad y violencia por todo Europa. Pero no todo era así, ya que algunos datos que se fueron descubriendo con el pasar de los años demostraron que había otra cara poco conocida.

Las películas y series son culpables de buena parte de la fama de salvajes que tenían los vikingos. Sin ir más lejos, la exitosísima serie Vikingos mostraba algunos rituales completamente barbáricos de los pueblos nórdicos, como la temible Águila de Sangre. Historiadores y arqueólogos, sin embargo, descubrieron que hay pruebas de que estos pueblos tenían un lado mucho más suave.

Mirá en esta lista tres razones por las que los vikingos no eran tan rudos como todo el mundo cree.

1-Eran grandes granjeros

Este es quizás el lado más ignorado sobre los vikingos. Todas las producciones de Hollywood los muestran como aguerridos guerreros que prácticamente pasaban su vida en busca de nuevos territorios para arrasar. Pero la realidad es completamente diferente.

A pesar de que su fama de guerreros incansables estuvo bien ganada, la realidad es que la mayor parte de su tiempo estaban muy lejos del campo de batalla, y muy cerca de las granjas. La mayoría de los vikingos se dedicaban a la siembra, y dedicaban su vida a recolectar el trigo y la cebada, además de criar diferentes animales.

2-Su actividad favorita era ¿esquiar?

Si nos guiamos por la ficción, lo único que hacían por diversión los vikingos era beber y pelear. Pero la verdad es que su forma favorita de distenderse no era ni remotamente parecida a eso.

Según el sitio History.com, los pueblos nórdicos amaban esquiar. Esta actividad ya era conocida 6 mil años antes de Cristo, y para la era de los vikingos era muy común, al punto que existía un dios del esquí, Ullr. También esquiaban como medio de transporte, ya que era más eficiente que caminar por el terreno nevado.

Los vikingos esquiaban por deporte y por necesidad.

3-Eran muy coquetos

Los caballeros las prefieren rubias, se titulaba una comedia de los años 50. Y los vikingos bien podrían haber dicho lo mismo, pero con un leve cambio: "Los caballeros se prefieren rubios".

Sucede que a pesar de que tanto los rubios como los morochos eran comunes, los vikingos preferían tener el pelo claro, y llegaron a teñirse para conseguirlo. Para cambiar de color su cabello utilizaban un jabón especial con alto contenido de lejía, lo que los decoloraba y los dejaba rubios.

Además los ayudaba con un problema que tenía que ver menos con el estilo y más con la salud: los piojos, que eran muy comunes y molestos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?