Mundo distópico: robots patrullan Singapur y generan temor y repudio

Mundo distópico: robots patrullan Singapur y generan temor y repudio

Se denuncia un estado de vigilancia masiva. Los robots controlan comportamientos "indeseable", como fumar o infringir las reglas de distanciamiento social.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Singapur está probando robots de patrulla que lanzan advertencias a las personas que participan en "comportamientos sociales indeseables". La medida se suma a un arsenal de tecnología de vigilancia en la ciudad-estado estrictamente controlada que está alimentando las preocupaciones por la privacidad.

Desde una gran cantidad de cámaras de circuito cerrado de televisión hasta pruebas de farolas equipadas con tecnología de reconocimiento facial, Singapur está experimentando una explosión de herramientas para rastrear a sus habitantes.

Esto incluye una prueba de tres semanas en septiembre, en la que se desplegó dos robots para patrullar una urbanización y un centro comercial.

Los funcionarios llevan mucho tiempo impulsando la visión de una “nación inteligente” hipereficiente, impulsada por la tecnología, pero los activistas dicen que se está sacrificando la privacidad y que la gente tiene poco control sobre lo que sucede con sus datos

Singapur es criticado con frecuencia por frenar las libertades civiles y la gente está acostumbrada a controles estrictos, pero todavía hay una creciente inquietud por la tecnología intrusiva. 

Los últimos dispositivos de vigilancia del gobierno son robots sobre ruedas, con siete cámaras, que emiten advertencias al público y detectan "comportamientos sociales indeseables". 

Esto incluye fumar en áreas prohibidas, estacionar bicicletas incorrectamente y violar las reglas de distanciamiento social del coronavirus

Durante una patrulla reciente, uno de los robots "Xavier" se abrió camino a través de una urbanización y se detuvo frente a un grupo de residentes ancianos que miraban una partida de ajedrez.  

"Por favor, mantenga una distancia de un metro, por favor, mantenga a cinco personas por grupo", gritó una voz robótica, mientras una cámara en la parte superior de la máquina enfocaba su mirada en ellos. 

Frannie Teo, una asistente de investigación de 34 años, caminaba por el centro comercial durante la reciente prueba de patrulla de robots. 

Robocop 

"Me recuerda a Robocop. Me trae a la mente un mundo distópico de robots, estoy un poco indeciso sobre ese tipo de concepto", sentenció Teo.

El activista de derechos digitales Lee Yi Ting dijo que los dispositivos eran la última forma en que se observaba a los habitantes de Singapur; “Todo contribuye al sentido de que la gente sea observada en lo que dice”, dijo a la agencia AFP. 

Sin embargo, el gobierno defendió su uso de robots, diciendo que no se estaban utilizando para identificar o tomar medidas contra los delincuentes durante el juicio de la tecnología, y eran necesarios para abordar una crisis laboral a medida que la población envejece

La isla de aproximadamente 5,5 millones de personas tiene 90.000 cámaras policiales, un número que se duplicará para 2030, y la tecnología de reconocimiento facial, que ayuda a las autoridades a distinguir rostros entre la multitud, puede instalarse en postes de luz en toda la ciudad. 

TheGuardian, Afp. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?