It - Capítulo 2: una buena de aventuras camuflada de terror

El director argentino Andy Muschietti apuesta a un espectacular despliegue de estímulos y sobresaltos, en una película que se despega de la plena esencia del cine de horror, para inclinarse a un intenso trip donde el espanto se agita con la desmesura.

Avatar del Laureano Manson

laureano manson

It: Capítulo 2

Con unos cuantos minutos más de duración que la entrega anterior y un presupuesto en millones de dólares otro tanto más elevado, llega la esperada segunda parte de It, dirigida por el argentino Andy Muschietti. Una propuesta que funciona como auténtico festín de sobresaltos y un puñado de buenas ideas de puesta, en el marco de una narrativa coral que se reparte entre los personajes del relato original y ellos mismos devenidos en adultos. Una vez más, el desafío grupal es el de sumar fuerzas para aniquilar al miedo, encarnado en la pesadillesca imagen del payaso Pennywise (notable Bill Skarsgård bajo múltiples capas de maquillaje).

El punto de partida de It: Capitulo 2 retoma la férrea promesa de la audaz pandilla de adolescentes que lograron lidiar contra el horror 27 años atrás. Aquel "Club de los Perdedores" ha mutado con el tiempo -al menos en apariencia- y la mayoría de sus integrantes son cuarentones profesionales con contundente éxito en sus carreras. Pero pronto un llamado desde el pueblo de Derry sacudirá las existencias burguesas de estos ex adolescentes intrépidos. El único integrante del grupo que quedó viviendo en esa pequeña localidad de Maine, alerta al resto de que Pennywise ha regresado. En honor a aquel juramento de antaño, unidos se disponen a dar una nueva batalla contra el mal.

Los protagonistas de "It: Capítulo 2" renuevan su pacto para luchar contra el horror.

A pesar de que el flamante capítulo de este material escrito por el legendario Stephen King, que tiene su cameo en la película con un mate con el escudo de Independiente incluido, es una bomba de estímulos y sobresaltos, su pirotécnico despliegue de efectos visuales poco tiene que ver con la verdadera matriz del cine de terror. Para paliar una duración exagerada, que llega casi a las tres horas, el film ingresa en una suerte de montaña rusa adrenalínica, olvidando la construcción de una tensión a base de generación de climas y apostando de lleno a una batería de golpes de efecto.

It: Capítulo 2 transita conceptos muy jugosos como el de la inmortalidad de los eventos traumáticos que quedan marcados a fuego desde la infancia o adolescencia, pero no logra profundizar demasiado en sus consecuencias. Hay un acertado planteo sobre la imposibilidad de borrar aquellos hechos, y esgrimir como única arma de supervivencia la permanente voluntad de reformular la existencia. Sin embargo, todo suena demasiado subrayado y carente de inquietud en este nuevo eslabón dirigido por Andy Muschietti.

Los puntos más críticos consisten en el nulo abordaje del horror desde una mirada adulta, y la falta de química en un elenco multiestelar que incluye figuras de la talla de Bill Hader, James McAvoy y Jessica Chastain. Muschietti en esta oportunidad esboza maquetas en lugar de personajes, y para insuflarle algún tono emocional al relato apela al constante uso del flashback. Aunque los protagonistas en su versión adolescente tienen una porción de metraje más acotada que la de los adultos, vuelven a propulsar la necesaria cuota de encanto frente al trazado tan superficial que de ellos mismos ya crecidos hace esta nueva historia.

El elenco adolescente vuelve a aportar la necesaria cuota de encanto en "It: Capítulo 2"

De todas formas, It: Capítulo 2 esgrime las armas suficientes para mantener encendida la atención de la platea. El director argentino, que se ha transformado en el mimado de la industria de Hollywood, tiene buen pulso para generar escenas tan eficaces como creativas. Si para algunos la entrega inicial de este díptico estaba lejos de ser un exponente absoluto de cine de terror, este cierre se despega más todavía de la plena esencia del horror. Como si fuera una suerte de alocada coctelera en la que caben desde texturas cercanas a las de los films iniciales de Sam Raimi (con su trilogía Evil dead), o al primer Peter Jackson; Andy Muschietti combina el espanto con la desmesura, para dar con un ultra intenso trip de aventuras. Bajo esta premisa, el realizador logra trazar una propuesta que se abstiene de todo lastre de solemnidad. En lugar de formular un relato maduro sobre cómo sobrevivir frente al miedo, Muschietti prefiere seguir jugando como adolescente en las calles, alcantarillas y alguna siniestra casona abandonada de pueblo. En esta apuesta, confluyen los logros y también las falencias de una de las películas más esperadas del año.

It: Chapter Two / Estados Unidos / 2018 / 169 minutos / Apta para mayores de 16 años / Dirección: Andy Muschietti / Con: James McAvoy, Jessica Chastain, Bill Hader y Bill Skarsgård

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?