Arjona en Mendoza

Ricardo Arjona: exquisito show en Mendoza en donde desafíó al feminismo

Ricardo Arjona presentó en Mendoza "Blanco y Negro Tour". Brindó un show impresionante, que ninguno de sus detractores podría cuestionar, se mostró divertido y generoso con su público y hasta se animó a desafiar al feminismo más rígido que podría cuestionar algunas de sus letras.

Ana Saldaña
Ana Saldaña sábado, 25 de febrero de 2023 · 04:42 hs
Ricardo Arjona: exquisito show en Mendoza en donde desafíó al feminismo
Ricardo Arjona comenzó el show interpretando "Animal Nocturno" Foto: Santiago Tagua

A un año de convertirse en un señor de seis décadas, Ricardo Arjona no se guarda nada ni le teme a cualquier repercusión polémica. En su show en Mendoza, criticó la cuarentena, el surgimiento de los influencers, el lenguaje inclusivo y hasta se animó a desafiar al movimiento feminista más estricto que no le permitiría cantar “si te viese tu jefe desnuda y detrás, no dudaría en promover tu cintura”.

Media hora después de lo previsto, comenzó “Blanco y Negro Tour”, el show que el guatemalteco dio en Mendoza, provincia a la que visitó por última vez en 2017. “En este tiempo pasó de todo. Tanto, que yo no entiendo más nada”, comenzó diciendo a los miles de fans que llenaron el Arena Aconcagua.

El show cerró con "Mujeres", su tema clásico infaltable. Foto: Santiago Tagua

“Nos encerraron dos años y ahí se empezó a joder la cosa: muchas personas con poco para hacer y con acceso a redes sociales, armaron un combo peligroso”, continuó. Luego dijo que producto de aquello "surgieron 32 géneros -en relación a la identidad de género-, los cambios en las vocales de las palabras -en relación al lenguaje inclusivo-, aparecieron los influencer y mucha gente que fracasó en su vida, hoy es coach y le enseña a otros cómo vivir”.

Producto de lo cual, confesó: “Yo no entiendo más nada. Y por eso las primeras líneas de esta canción…” Comenzaron a sonar los acordes de “Hongos”, donde se pregunta: “¿Quién le dio los hongos al dios que nos hizo? ¿Quién me da respuestas para este misterio? ¿Quién puso elefantes en mi cobertizo? ¿Qué hacen tantos vivos en el cementerio? ¿Qué haces en mi vida, dándome instrucciones? Búscate un oficio, yo no tengo dueño”.

Perlita: el look de Arjona desentonaba con la calurosa noche mendocina. Foto: Santiago Tagua.

Pero esto no fue todo, Arjona también criticó que “la estamos teniendo difíciles ahora los hombres, hay tanto movimiento por todos lados -por el movimiento feminista-, que la mayoría de nosotros vamos con más miedo que ganas a la conquista. Las cosas no se nos están dando y estamos generando una distancia que no le sirve a nadie".

Quiso ejemplificar aquello y dijo que para toda mujer "en el mundo solo hay 2 tipos de hombres: el tipo que le gusta y el que no le gusta". Y aseguró que si un hombre se acerca a una dama y le dice "llevo 3 días pensando las 25 maneras que podría inventar para quitarle ese vestido”, la respuesta de ella dependerá de a cuál de aquellos grupos pertenezca el sujeto en cuestión. "Si le gusta, le dirá a sus amigas que conoció a un muchacho salvaje, pero tierno a la vez. Pero si no le gusta, llamará al 911 y podría estar demandando por acoso a ese muchacho a los 3 días".  "Ahí estamos viviendo hoy y no es fácil, creo que tenemos que acortar un poco la distancia, porque yo lo único que necesito de manera urgente es tener la libertad de poder escribir nuevamente cosas como “No es ninguna aberración sexual, pero me gusta verte andar en cueros. Al compás de tus pechos aventureros, víctimas de la gravedad”. Comenzó a cantar “Desnuda” y el estadio explotó. 

La locura llegó al punto de que una fan se animó a sacarse la remera y la situación no pasó desapercibida. Las cámaras la filmaron y Arjona, entre nervioso y sorprendido, se rió con ella, quien aprovechó el contacto visual del artista para tirarle un beso y guiñarle un ojo. Las fans deliraron.

Fueron 2 horas de show. Impecables. Con un Ricardo Arjona divertido y fiel a su estilo seductor, conquistó con sus típicas miradas pícaras y sonrisas de lado. Generoso con el público y con sus músicos (todos oriundos de diferentes países americanos como Venezuela, Puerto Rico, Estados Unidos, Colombia, México y Cuba). Estos últimos, merecen una mención aparte, sobresalientes, cada uno marcó su impronta sobre un escenario dinámico, que cambiaba constantemente gracias a las pantallas y por el cual se desplazaban todos de un lado a otro, incluido el guatemalteco, claro.

De los temas nuevos, poco. Más de la mitad del show fueron los clásicos, hasta cantó “Señora de las 4 décadas”, pese a que en su anterior concierto en Mendoza, el de 2017, dijo que ya no tenía edad para interpretarla. De todos modos, esta vez la hizo en una versión más corta, donde omitió “qué es lo que tengo que hacer, señora, para ver si se enamora de este diez años menor” y no subió al escenario a ninguna señora de 4 décadas para cantársela, como acostumbraba.

No será quien firma esta nota alguien capaz de hacer una crítica musical. Sí asegurar que Ricardo Arjona es un músico sobresaliente, sus letras pueden gustar o no, entendiendo el gusto claramente como algo subjetivo. Pero su puesta en escena, la interacción con sus músicos y su capacidad artística no hay detractores de Arjona que puedan criticarlas negativamente. 

Arjona tiene un estilo propio al que siempre le ha sido fiel, a la vez que también supo aggiornarse. Pero no ha necesitado, hasta aquí, caer en géneros de moda para continuar en vigencia. Demostrado quedó una vez más.

Archivado en