Arturo Puig presentó a sus nietos adoptados en Rusia: “Son lo mejor de la vida”

Arturo Puig presentó a sus nietos adoptados en Rusia: “Son lo mejor de la vida”

El actor, que es muy cuidadoso de su intimidad, mostró un poco de su familia.

MDZ Show

MDZ Show

Arturo Puig suele ser muy cuidadoso de su intimidad familiar, pero ahora decidió hacer una excepción, mostrar algo de su vida familiar y presentar a sus nietos adoptados en Rusia, Nikolay, Elizaveta y Santos.

Quienes son abuelos reconocen que es el rol que más puede disfrutar una persona, que esa conexión con los nietos es única y que se vive de una manera más que especial, que, incluso, trasciende de los hijos.

Por supuesto, no todas las personas estarán de acuerdo con esa apreciación. No obstante, Arturo Puig, uno de los actores más queridos por colegas y espectadores, apareció para reivindicar esa cuestión.

Arturo Puig y sus nietos.

Arturo decidió hablar de Nikolay (12), Elizaveta (10) y Santos (1), sus nietos. En el caso de los dos mayores, fueron adoptados en Rusia por su hija Ximena y su pareja Fernando. Resultó una larga lucha que entablaron para poder ser padres y lograron fue un sueño para todos. El más chico es de su hijo Juan.

En una entrevista íntima con HOLA!, el actor habló de ellos y de lo que significa para él ser abuelo. “Yo tuve muchas satisfacciones en mi carrera, tuve premios, rating altísimo, hice obras importantes en teatro, pero nada de eso se compara con el hecho de ser abuelo. Es una sensación maravillosa, que voy descubriendo día a día. Son lo mejor de la vida”, comentó.

“Los extraño permanentemente. A veces estoy en casa y de repente agarro el teléfono para ponerme a mirar las fotos de los chicos que ya vi cuatrocientas veces. Es un momento de mi vida muy maravilloso y vivirlo me genera una sensación que no había experimentado nunca, aun habiendo tenido miles de satisfacciones con mis hijos”, expresó Arturo Puig.

Arturo Puig y sus nietos.

“Hay como un nuevo sentimiento, una nueva plenitud. Uno descubre una nueva dimensión del amor y es lógico que eso te modifique. Lo único que a veces lamento es cuando me pongo a pensar que no voy a estar para verlos crecer y convertirse en personas adultas. Eso me entristece un poco. Me encantaría ver cómo se van desarrollando y cumpliendo sus sueños”, comentó.

Por un lado, Arturo Puig contó que es muy compinche con los chicos, principalmente con el más grande, con el que ya hace planes y busca la manera de compartir tiempo. En ese sentido, contó que es distinto a cuando fue padre. “Soy mucho más permisivo. Cuando uno es padre tiene que poner límites y tomar decisiones. Ahora, en cambio, estoy para consentirlos”, concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?