Doloroso

El calvario que vive Guillermo Marín y su novia, a cuatro meses del terrible accidente

El productor teatral todavía padece las secuelas de la embestida que le dio un auto mientras manejaba una moto.

MDZ Show
MDZ Show jueves, 13 de enero de 2022 · 14:30 hs
El calvario que vive Guillermo Marín y su novia, a cuatro meses del terrible accidente

Corría septiembre de 2021, Guillermo Marín se ofreció amablemente a trasladar a su novia Natalia Gómez Gesualdi a un evento en su moto. El objetivo de la elección de ese medio de locomoción se basaba en acelerar el viaje y llegar a tiempo a la cita laboral.

No obstante, en el trayecto, el productor teatral y su pareja fueron embestidos brutalmente por un auto que cruzó con el semáforo en rojo. El impacto los lanzó por el aire, con una caída abrupta a más de veinte metros del punto del choque. Un accidente que podría haber sido fatal.

Guillermo y Natalia salvaron sus vidas, pero las secuelas fueron terribles y los obligaron a sumergirse en el quirófano al productor para el tratamiento de una fractura múltiple de su pierna derecha. Desde ese momento, el ex de Valeria Archimó todavía continúa en rehabilitación.

Tras varias intervenciones, Marín no pudo evitar regresar al quirófano en las últimas semanas, todo en pos de encontrar una solución a su pierna. Así que la atención retornó a su recuperación y Guillermo contó:  “La operación salió muy bien. Empecé la rehabilitación, todo lo que me indicaron, pero nunca se me fusionaron los huesos”. 

En cuanto a los argumentos que estimularon al cuerpo médico a acudir a esta nueva intervención, el productor teatral describió: “Eso me podía traer problemas. Había un clavo arriba que estaba trabado y lo tuvieron que sacar para que pueda soldar bien la pierna”.

Por su parte, Natalia también narró el calvario que padeció durante todos estos meses, como consecuencia de ese tremendo choque. En un diálogo con Revista Pronto, la modelo relató: “Todo muy doloroso porque cambió nuestras rutinas, perjudicó mis campañas como modelo y otros laburos grosos. A Guille viajes y la posibilidad de moverse libre para laburar o para hacer vida normal. En casa tuvimos que re acondicionar todo”.

Las secuelas son distintas para Gómez, en comparación con los trastornos que continúan latentes en Marín, así que exteriorizó: “Yo tuve cortes en la cara que casi ya no tengo nada gracias a Dios, y quemaduras del asfalto en rodilla y manos que no se me van a ir”.

Para culminar, Natalia reconoció que se mantiene en tratamiento por el traumatismo que se le despertó en la rodilla: “Lo más importante y grave es un golpe muy fuerte en la pierna derecha que todavía estoy haciendo rehabilitación con Tucho Villani (médico de la Selección Argentina). Tengo liquido y no me sana aún pero nada tan grave como lo de Guille”.

Archivado en