Las frases de la China Suarez con Alejandro Fantino que nadie esperaba

Las frases de la China Suarez con Alejandro Fantino que nadie esperaba

La actriz habló por primera vez tras el wandagate y contó todos los detalles de lo que ocurrió en París con Mauro Icardi, entre muchas otras cosas.

MDZ Show

MDZ Show

Era el día y la hora más esperada. Eugenia la China Suárez dio la cara después de todo lo que se dijo de ella. Lo hizo frente a Alejandro Fantino para Star+, después del tibio reportaje de Wanda Nara con Susana Giménez. Esta vez, con un mejor preguntador, la ex de Benjamín Vicuña dio tela para cortar. Y reveló cosas no sabidas de sus días cerca de Mauro Icardi y su separación con el galán chileno.

“Vamos a charlar un rato, a disfrutar, a conversar, me contás un poco de tu vida, de tus cosas... aparte, no estás en ningún quilombo, nada”, arrancó Alejandro Fantino en el comienzo de la nota. “¡Yo nunca! Yo siempre ‘perfil bajo’, como me decían siempre en mi casa”, le contestó La China con una sonrisa de oreja a oreja.

De allí en más fueron cruces y datos. Algunos irrelevantes, en el comienzo, y con el correr del reportaje se fue poniendo cada vez más picante. “Siempre se va a hablar. Ya lo tengo aceptado, pero no es ‘el precio de la fama’, porque siempre odié esa frase. Es el precio de la libertad con la que vivo yo, desde que soy muy chica”, confió Eugenia.

“Hay gente a la que le da más miedo ‘el qué dirán’. A mí nunca me importó, ni en el colegio, en el trabajo. Tiene que ver con tener los pies sobre la tierra y decir: ‘¿Qué me está pasando? ¿Estoy en el medio de un terremoto? Sí. ¿Mis hijos tienen salud? Sí. ¿Mis amigos me quieren? Sí'. Trato de ver todo como si fuera desde arriba, como si saliera de mi cuerpo para ver todo lo que está pasando afuera y decir: ‘Lo más importante, que es la salud, lo tenemos. El resto se puede arreglar’”, contó cuando le consultaron sobre Wanda Nara y Mauro Icardi.

“Obviamente, tengo autocrítica y pienso y a la noche digo: ‘¿Qué podría cambiar?’ o me escucho hablar y digo: ‘Sueno muy soberbia, yo no soy así’, pero pienso que es un método de defensa. Tengo momentos. A veces lo llevo mejor, y hay momentos en los que sufro más”, agregó. A lo que Fantino le repreguntó: “¿Te cerraste en el último tiempo? ¿Leíste, escuchaste? ¿Cómo transitaste todo?”, se preguntó.

Sobre las noticias que se comentaron en los últimos días, la China dijo: “Te llega, evidentemente, por cualquier lado, por más de que vos tomes la decisión de no ver, siempre te llega por algún lado. Pero ya cuando hay tanto ruido es como... siempre le digo a mi entorno, a mis amigos: ‘Bueno, no quiero saber, porque muchas de las cosas tampoco son verdad’”.

“Estoy siempre informada. Obvio. Pero estaba en Madrid, también, estaba grabando mucho, estaba cumpliendo un sueño, entonces tenía la cabeza muy en eso. Yo nunca sentí que tenía que dar explicaciones. Y a lo mejor suene soberbio o rebelde, pero yo no... El día que mis hijos me pregunten qué es lo que quieren saber, a los únicos a los que les voy a dar explicaciones es a ellos”, confesó la China aludiendo a Mauro Icardi.

“Yo ni a un novio me banco que me vengan a pedir explicaciones. ‘¿Donde saliste, con quiénes estuviste, quiénes estaban?’. No tengo tolerancia para esas cosas. Hay algo que tiene que ver con la intimidad y con la privacidad que yo quiero mantener a lo largo de mi vida. Yo no soy un personaje, yo soy yo... Ojalá me hubiese salido hacer un personaje. A mí me quieren y me odian por las mismas razones: por mi personalidad”, confesó.

“Creo que estamos todos muy susceptibles, en general. Muy hostiles: está este tema de la cancelación... Siempre, cancelan a todo el mundo. ¿Si la pasé mal? Sí, claro que sí. No tan mal como pensaron. Había gente que me escribía dándome el pésame. Hay gente que si le pasara esa situación... Yo no estaba en Argentina, entonces tal vez al verlo de lejos, por ahí es distinto. (...) No me lo tomo personal, antes sí. Ahora no”, afirmó.

“Tengo mucha paciencia, muchísima. Creo que a partir de la maternidad. Antes, cuando era chica, me decían ‘mecha corta’ porque a la primera saltaba. Entiendo que las redes sociales son un tacho de basura para mucha gente que escupe cosas como su odio detrás de una pantalla que por ahí no tienen que ver conmigo. Después me cruzan en la calle... Yo nunca tuve una situación en la calle, que se viniera alguien y me puteara en la cara. La gente que trabaja conmigo me quiere, la gente que me conoce me quiere. Eso es lo que a mí me importa”, contó.

“Hubo gente que me defraudó, sí. Cuando alguien te defrauda, es porque no esperás que sea así. Que vos puedas pensar que puedan haber amigos que te banquen más o menos, es una cosa. Pero tengo a la misma gente desde hace mucho tiempo y no me interesa hacer amigos nuevos, de verdad”, terminó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?