Murió Jan-Michael Vincent, el protagonista de la serie Lobo del aire

Murió Jan-Michael Vincent, el protagonista de la serie Lobo del aire

El actor de la popular serie de los 80 tenía 74 años. En la nota, un repaso por los puntos altos y bajos de su trayectoria.

Jan-Michael Vincent murió a los 74 años luego de sufrir una crisis cardíaca, el último y definitivo de los muchos problemas de salud, conducta y adicciones que truncaron definitivamente una carrera que en los comienzos había sido muy prometedora.

Vincent había llegado a la cumbre de su popularidad en 1984 como el protagonista de Airwolf, una serie de acción en la que interpretaba a String Hawke, el aguerrido líder de un grupo de pilotos de helicópteros asignado a riesgosas tareas de espionaje. Llegó a ser durante las tres temporadas de la serie uno de los actores más cotizados de la televisión de Estados Unidos (cobraba unos 200.000 dólares por episodio). La ficción se estrenó en la Argentina por Canal 9, en 1986, con el título de El lobo del aire.

Sin embargo, esa fama no hizo más que profundizar sus recurrentes problemas con el alcohol, las drogas y la violencia doméstica. Fue varias veces acusado de golpear a sus circunstanciales parejas, y en 2000 fue sentenciado por esa causa a 60 días de cárcel. Por entonces, su tambaleante carrera ya estaba casi terminada. Especialmente luego del accidente vial que protagonizó en 1996 y le provocó daños irreversibles en sus cuerdas vocales. En 2016, otro choque derivó en la amputación de una de sus piernas.

De la mano de su simpatía y un rostro carilindo, atributos ideales para protagonizar films de acción e intriga con toques románticos, Vincent intervino en éxitos de los años 70 y 80 como Asesino a precio fijo, Buster y Billie, Muerde la bala, Los vigilantes, Espíritus vengadores, Inocencia perdida, Infierno sobre ruedas, Hooper el increíble y Fichado por la mafia.

El actor nacido en Denver, que algunos llegaron a imaginar como un "nuevo James Dean", terminó sus días en la quiebra económica y muy lejos del cine y la TV.

Fuente: La Nación

¿Querés recibir notificaciones de alertas?