Madonna celebró los 30 años del escandaloso "Like a Prayer"

Madonna celebró los 30 años del escandaloso "Like a Prayer"

El video de la canción causó revuelo en todo el mundo porque "la reina del pop" se mostraba besando a un Cristo negro y bailando con cruces ardiendo. "Feliz cumpleaños a mí y a la controversia", escribió la cantante en Instagram.

Tres décadas atrás, Madonna revolucionó al mundo y generó malestar en la Iglesia por el video de su hit Like a Prayer.

El clip fue nombrado por MTV el más transgresor de la historia, mientras que la canción consiguió vender cinco millones de copias y alzarse en el número uno en 15 países, entre ellos, Estados Unidos, Reino Unido y España.

La historia comienza cuando Pepsi firma un contrato con Madonna de cinco millones de dólares: dos minutos de anuncio de una diva del pop en la cima y ellos promocionando su gira.

Pero todo quedó trunco por las imágenes que mostraba la cantante. En el video, Madonna besa a un Cristo negro, las cruces arden y asciende al cielo. La Iglesia se lanzó contra ella y criticó el videoclip obligando al gigante de las gaseosas a cancelar el contrato con la cantante, eso sí, sin pedirle el dinero de vuelta.

Desde sus redes sociales, Madonna escribió diferentes mensajes para celebrar el nuevoaniversario.

"30 años atrás lancé 'Like a Prayer' e hice un video que causó mucha controversia porque besé a un santo negro y baile delante de cruces prendiéndose fuego! También hice un video con Pepsi que fue prohibido porque el video fue visto como inapropiado. Feliz cumpleaños a mí y a la controversia. Quería postearlo ayer pero fue bloqueado, ¡qué sopresa!", publicó en Instagram junto a un fragmento de la canción.

En el principio del video se ve a Madonna corriendo despavorida, escapando de algo y se tropieza delante de una iglesia. Mientras, se puede observar una cruz ardiendo. Se muestran imágenes de cómo ve a unos delincuentes matar a una chica. Un hombre de color va a socorrerla, pero aparece la policía y piensan que todo es culpa suya. Madonna es testigo de lo ocurrido.

La diva del pop pone en primer plano el problema del racismo dentro de la sociedad Estados Unidos, así como la figura de la mujer y la religión dentro de la sociedad americana. Madonna buscó despertar algunas mentes y vaya si lo consiguió.

La religión es un elemento fundamental en el video. Madonna entra en la iglesia y admira a un Cristo negro que comienzo a llorar al verla. Ella observa durante unos segundos para después tumbarse en uno de los bancos y ser trasportada al cielo. Mientras, decide besarle los pies al Cristo negro y abrir las puertas de donde se encuentra. Le toca y éste comienza a vivir, transformado en una persona de carne y hueso. Él besa a Madonna y sale por la salida de la iglesia.

Fuente: Diario Show

¿Querés recibir notificaciones de alertas?