La salud de los pies es clave para nuestro bienestar: cómo cuidarlos

La salud de los pies es clave para nuestro bienestar: cómo cuidarlos

Pueden alertarnos sobre enfermedades sistémicas como la diabetes, la artrosis y la gota. Y una mala posición al caminar repercute en otras zonas.

MDZ Radio

MDZ Radio

Los pies son la principal plataforma sobre la que se asienta el cuerpo. Es que el equilibrio tanto físico como mental, es decir el bienestar, empieza precisamente allí, en la base que nos sostiene. A partir de ellos se nos pueden revelar las más diversas dolencias y enfermedades, que de otro modo pueden esconder sus síntomas.

Es tal la importancia que se les asigna que existe una amplia rama de medicina alternativa, como la reflexología, que se centra en la aplicación de presión en las áreas de los pies para detectar el estado de la salud general. La teoría detrás de la reflexología es que las áreas del pie corresponden a órganos y sistemas del cuerpo. Se considera que la presión aplicada genera relajación y curación en la zona afectada del cuerpo.

En tanto, dentro de la medicina tradicional existe la podología que trata las enfermedades y alteraciones que afectan el pie. Pero de acuerdo a algunos especialistas esta rama va más allá. "No es solo diagnosticar y tratar las enfermedades de los pies con prescripciones de farmacología o tratamiento quirúrgico que traten los defectos de la pisada, sino otro aspecto muy importante como es contribuir en la salud", dijo el presidente del Colegio General de Podólogos de Madrid, José García Mostazo.

De acuerdo a los especialistas, las lesiones de los pies con frecuencia repercuten en otras partes del cuerpo, como en la cadera, la rodilla o las lumbares. "Esta serie de lesiones puede tener solución y demuestran que la influencia del pie en el organismo es bastante importante", advirtió el podólogo Miguel Cánovas.

Como un golpe a la industria de la ortopedia, de la que proliferan todo tipo de plantillas y calzados, existe una corriente médica que postula que un remedio apropiado para cuidar el pie consiste en recuperar la costumbre de andar descalzo aunque sean unos minutos al día.

La podología trata las enfermedades y alteraciones que afectan el pie. Foto: Freepik.

Una de las funciones primordiales de los pies es ayudarnos a restaurar nuestro equilibrio corporal y psíquico. Su capacidad de adaptación al terreno, a sus condiciones e irregularidades, pone en marcha recursos físicos y psíquicos que estimulan todo el cuerpo. Esto lo realizamos a diario con mayor o menor esfuerzo y cuando no somos capaces de ello, todo se derrumba. Levantarse y andar tiene que ver con levantar la moral, el ánimo, el tono, es el arte de recuperar el equilibrio.

El pie es una estructura muy compleja que tiene numerosos huesos (tarsos, metatarsianos y falanges: 26 en total). Las lesiones más comunes del pie tienen que ver con ampollas, hematomas, moretones, desgarros cutáneos, y con los ligamentos o tendones que se suelen localizar en los tobillos. Entre estos últimos el más común es el llamado esguinces de tobillo. 

Una de las fracturas más frecuentes es la del dedo gordo del pie, al igual que la del pequeño. La dislocación, por su parte, consiste en que el hueso se sale de su articulación, adquiriendo una posición inadecuada.

Los pies precisan de unos cuidados y una atención diarios, ya que están sometidos a grandes esfuerzos. Por eso, mantener una higiene podal adecuada y frecuente resulta básico para prevenir infecciones, porque un pie cuidado es un requisito clave para el bienestar.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?