¿Por qué las automotrices argentinas no paran de anunciar inversiones?

¿Por qué las automotrices argentinas no paran de anunciar inversiones?

En los últimos días, una seguidilla de acciones en el sector llamaron la atención teniendo en cuenta el contexto de pandemia. Las razones.

Cristian Ortega

En los últimos días, el presidente Alberto Fernández visitó varias plantas automotrices en diferentes localidades argentinas, siempre para escuchar la novedad de una nueva inversión o de la ampliación de la capacidad productiva.

Pero, ¿es casualidad que varias marcas hayan protagonizado estas buenas noticias para la industria argentina en pleno contexto de pandemia e incertidumbre respecto de lo que viene? La respuesta es, claramente, no.

El Gobierno nacional, a través del ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, acordó con Adefa, la Asociación de Fabricantes, el aumento de la producción local de vehículos y la exportación de la gran mayoría (el 75%) a cambio de que el Ejecutivo libere cupos de importación para autos que, obviamente, no se fabriquen en el país.

Así, las terminales nucleadas en Adefa, se comprometieron a intensificar la producción en unas 20.000 unidades de acá a fin de año, de las cuales 15.000 serán destinadas a exportación. La intención del Gobierno es que el sector no demande más dólares de los que produce para importar otros productos.

Así, con la balanza nivelada respecto a la demanda de divisas, el Ejecutivo se comprometió con las marcas a habilitar la importación de 96.000 vehículos hasta qye termine este 2020.

Además, se avanzó en un acuerdo más de fondo para poder comenzar a desarrollar proveedores locales que sustituyan piezas importadas.

Al final del gobierno de Mauricio Macri, la inclusión de piezas importadas en los autos nacionales, era superior al 70%, y la idea es revertir esa tendencia. Al mismo tiempo, entre 2016 y 2019, la participación en el mercado de autos hechos en Argentina pasó de 70% en 2015 a menos del 50% en el 2020. Asimismo, el sector, con esa configuración, se transformó en sumamente deficitario en cuanto a la demanda de dólares.

Veamos qué anuncios se realizaron en los últimos días, los cuales, además, prometen continuar:

Volkswagen Argentina anunció que desde el lunes 21 comenzará la ampliación del nivel de producción de la pick up Amarok en el Centro Industrial de General Pacheco, con un incremento proyectado que incluso podría superar por dos el actual ritmo de trabajo.

Mercedes Benz Argentina, informó en los últimos días que inició el segundo turno de producción de la Sprinter en su planta de Virrey del Pino, además de confirmar que exportará la versión Sprinter Chasis a Estados Unidos.

Ford Argentina, a su turno, anunció a principios de mes la implementación de un segundo turno de producción de Ranger en su planta de Pacheco. Asimismo, celebró la producción de la pick up Ranger número 900.000 en ese mismo centro industrial.

El Grupo PSA invitó al presidente Fernández al lanzamiento industrial del nuevo Peugeot 208, un modelo que se produce en serie desde el 31 de julio y ya está a la venta oficial desde hace un mes en el mercado.

Nissan Argentina, a finales del mes pasado, anunció en la Quinta de Olivos una inversión de 130 millones de dólares en la línea de producción de pick ups de Santa Isabel. La marca informó que el monto se destinará a nuevas tecnologías y a mejorar el equipamiento de la Nissan Frontier.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?