Test de personalidad para saber si tienes hambre emocional y controlarlo

Test de personalidad para saber si tienes hambre emocional y controlarlo

La nutricionista Araceli Vallone explica la diferencia entre hambre real y hambre emocional. Claves para tratarlo. 

Esther Cano

Si queremos festejar algo, comemos. Si nos sentimos angustiados, comemos. Si estamos enfadados, comemos. Hasta si nos sentimos aburridos ¡comemos! Muchas veces las personas no comen por hambre real sino por lo que los especialistas han dado en llamar hambre emocional. ¿Por qué sucede? ¿Cómo controlarla? 

“El hambre emocional se relaciona, como la misma terminología indica, con las emociones, pero no todas las personas tienen la capacidad de poder distinguirlo. Comer por hambre emocional implica tapar esas emociones con comida. Identificarlas es el primer paso para poder modificar esa conducta”, explica Araceli Vallone, nutricionista especialista en obesidad.

“Diferenciar el hambre emocional del hambre real es un paso fundamental que hay que aprender a manejar dentro de la consulta nutricional”, aclara la profesional. 

Aquí te proponemos un test con diez preguntas para que respondas y pueda ayudarte a visualizar esta problemática. Por supuesto que esto es a manera orientadora, ya que este tipo de planteos debes realizarlos en una consulta con un nutricionista

  1. ¿Tengo el estómago vacío?
  2. ¿Me comería cualquier cosa en estos momentos?
  3. ¿Hace mucho que he comido?
  4. ¿Necesito realmente comer?
  5. ¿Estoy aburrido y por eso creo que necesito comer?
  6. ¿Me ha pasado algo y no quiero pensar en ello?
  7. ¿Parece que pierdo el control cuando como cosas que me gustan?
  8. ¿No tengo fuerza de voluntad a la hora de no ir a buscar comida?
  9. ¿Pienso constantemente en la comida sobre todo si me ha ocurrido algo malo?
  10. ¿Después de comer cómo me siento?
Comemos para festejar, o cuando estamos angustiados, pero eso no es hambre real. 

Qué es el hambre emocional

Para explicar de una manera clara qué es el hambre emocional la licenciada Vallone pone como ejemplo la película “El diario de Bridget Jones”.

“La protagonista come helado porque la abandonó el chico del que tanto gustaba. Ahora bien, ¿en qué la benefició comer helado en esa situación? ¿Realmente esa ingesta ayudó a resolver lo que le pasaba? ¡Seguramente no! Porque ni el helado ni ningún otro alimento va a calmar esa tristeza o sentimiento, por lo tanto, debemos aprender a afrontar las emociones con otras herramientas que no sea la comida”, aclara la experta, que comparte sus consejos y recetas en su cuenta de IG @lic.aracelivallone

Es importante manejar el hambre emocional para comer alimentos que nos aporten la energía que necesitamos y tener un peso saludable.

“Lo que sucede en nuestro cerebro es que cada vez que yo tenga la sensación de aburrimiento, tristeza, miedo o cualquier otra emoción y coma para calmarlo, va a dejar una huella. Por lo que la próxima vez que me suceda algo similar voy a volver a acudir a la comida una y otra vez”, explica Vallone, certificada en el método No Dieta. 

La nutricionista advierte que si esto se sostiene en el tiempo, puede provocar un aumento de peso con su consecuente riesgo para la salud.  “Tenemos que aprender a afrontar las adversidades de la vida, desde pequeños. En primer lugar, llamando a cada emoción por su nombre y luego con profesionales de la salud capacitados adecuadamente para que nos ayuden a atravesarlas con recursos que podamos aplicar a la vida diaria y no con alimentos”, aclara Vallone.

Sin dudas manejar el hambre emocional resulta clave porque ayuda a sostener un peso adecuado. Es importante diferenciarlo del hambre real en donde acudimos a alimentos que nos aporten la energía que necesitamos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?