Cómo Detroit revierte su crisis y se transforma en una 'smart city', según un mendocino

Lejos de quedarse envuelta en un mar de lamentos por declararse en bancarrota, la ciudad estadounidense inició una etapa de resurgimiento al tomar un giro innovador que le permitió transformarse en un polo de sustentabilidad que se sirve de infraestructuras y tecnología, desarrollando un próspero centro de innovación que ofrece innumerables servicios tecnológicos.

Redacción MDZ

Cómo Detroit revierte su crisis y se transforma en una 'smart city', según un mendocino

Wikimedia

Detroit, ubicada al norte de los Estados Unidos y cerca del límite con Canadá, fue una de las ciudades más prósperas de ese país durante buena parte del siglo XX, basada en su potente industria manufacturera donde se destacó el sector automotriz. Sin embargo, una serie de factores internos y externos la llevaron a una profunda crisis desde la década de 1970, tocando su punto más bajo cuando las autoridades la declararon en bancarrota en 2013.

No obstante, lejos de quedarse envuelta en un mar de lamentos, sus empresarios y autoridades consiguieron brindarle un resurgimiento y en el transcurso de los últimos años tomó un giro innovador que le permitió transformarse en una Smart City, una ciudad que prioriza la sustentabilidad y se sirven de infraestructuras, innovación y tecnología, desarrollando un próspero centro de innovación que ofrece innumerables servicios tecnológicos.

La potencia innovadora de Detroit se basa actualmente en el desarrollo de vehículos autónomos de Google y Ford, cámaras de reconocimiento facial, avances en logística y nuevos proyectos tecnológicos. Además, recupera el esplendor que supo ostentar cuando fue el centro mundial de la industria automotriz y base de empresas como General Motos, Ford Motor Company y Chrysler.

En ese sentido, compañías de diversos sectores como salud, defensa, industria aeroespacial, tecnología y logística se instalan en Detroit debido a la oferta tecnológica e infraestructura de servicios que brinda, sumado a un bajo costo de vida para el promedio americano.

"Este momento de reconversión y desarrollo propicia grandes posibilidades de inversión en el mercado inmobiliario, por el aumento en la demanda de mano de obra calificada en los diversos sectores”, destacó al portal InfoTechnology Marcelo Schamy, CEO de IDG Homes Detroit, compañía de inversiones en real estate con portfolio en el estado de Michigan.

Según Schamy, mendocino de 57 años y que hace 30 años vive en los Estados Unidos, el resurgimiento de Detroit fue el resultado de un plan económico más que político: "Cuando colapsó como la primera ciudad en la historia de los EE.UU. en presentarse en quiebra, aparecieron figuras del mercado local privado que 'tomaron el control' de la ciudad y negociaron deudas con el gobierno federal, armaron una estrategia de negocios y se encargaron de ponerse en contacto con otros pares que, obviamente, acercaron más empresas a Detroit".

De todos modos, destacó que el último impulso a la ciudad llegó de la mano del presidente estadounidense Donald Trump: "La ventaja que terminó de colaborar con la recuperación de Detroit fue el triunfo de Trump y sus posteriores políticas conservadoras y proteccionistas. Por ejemplo, cuando Ford estaba por irse a México, Trump interfirió y envió a la firma a Detroit para que obtuviera los mismos beneficios".

El ejecutivo de IDG Homes Detroit subrayó que existe también una presencia muy fuerte de empresas tecnológicas en esa ciudad. Google, LinkedIn y WeWork. "Hay negocios de Amazon y otras firmas como Alibaba y AliExpress, adelantaron hace poco que en los próximos 5 años pretenden tener la misma presencia que en Asia, con una base central en Detroit”, completó Schamy.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?