Mercado inmobiliario

Créditos UVA: cuántas casas se pueden hipotecar en Mendoza

La tímida llegada de los créditos hipotecarios atados a la inflación es un aliciente para el sector. Sin embargo, es bajo el porcentaje de inmuebles susceptibles de ser hipotecados.

Diana Chiani
Diana Chiani miércoles, 29 de mayo de 2024 · 07:20 hs
Créditos UVA: cuántas casas se pueden hipotecar en Mendoza
Las propiedades antiguas no se pueden comprar con hipoteca Foto: MDZ

El anuncio de que cada vez más bancos ofrecen créditos hipotecarios atados a la inflación (UVA) ha puesto en movimiento al sector inmobiliario. La desregulación de los alquileres y la perspectiva de crecimiento a fines del segundo semestre también son incentivos que esperanzan al sector. El actual contexto incierto y la mala experiencia que tuvieron los préstamos UVA en el gobierno de Mauricio Macri obligan a la cautela. Sin embargo, los especialistas esperan que la situación mejore con el correr de los meses. Por el momento, sí se han notado más consultas, en especial para propiedades chicas y clientes que pueden tener un dinero y completar el faltante con un crédito de relativo corto plazo.

Sin embargo, la cantidad de casas que realmente se puede hipotecar en Mendoza es bajo. Según Andi Landa, corredor inmobiliario y creador de Inmodata –un sitio que releva los principales datos del sector en Mendoza- solo el 13% de las propiedades publicadas son aptas para comprar con crédito. Esto es porque el resto no cumple los requisitos que solicitan los bancos para poder otorgar el dinero. Mucho de lo que se pide se puede conseguir vía diversos trámites, pero no todo es tan sencillo y algunas pautas no tienen solución.

Por otra parte, según Eduardo Rosta –presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Mendoza- y Estanislao Puelles, del Consejo Federal de Inmobiliarios (Cofeci), existen dos requisitos clave. El primero tiene que ver con la antigüedad de las viviendas que no deben ser muy viejas para que, en caso de que el banco la ejecute, no quedarse con una casa difícil de vender o con daños estructurales. El tiempo del inmueble varía según el banco, pero ronda en las cinco décadas, aproximadamente. El segundo factor también está relacionado con el paso de los años, pero en este caso con el de los solicitantes del crédito que no deberían sobrepasar los 65/70 años al momento de finalización del préstamo.

Requisitos clave

Landa, también al frente de Aele Inmobiliaria, explicó que para que una vivienda sea susceptible de ser comprada con crédito hipotecario debe ser sismoresistente. De este modo, tampoco se admiten casas de adobe más allá de que la mayoría de este tipo tampoco entraría por una cuestión de antigüedad. “Por supuesto también debe hacerse el plano de mensura y hay entidades bancarias que solicitan los de cañerías y electricidad”, sumó Landa.

No todas las viviendas pueden ser hipotecadas

En general, aunque a veces son trámites engorrosos y, en muchos casos, costosos. En la actualidad, un plano de mensura –que es el que siempre debe hacerse antes de vender una casa- tiene un costo promedio de $300.000. Hay que tener en cuenta que tanto este como otros planos poseen un valor atado a la cantidad de metros que posea la propiedad. Para ser comprada con un crédito hipotecario, las propiedades por otra parte, deben ser aptas para vivienda. Es decir que si bien los préstamos actuales sirven para adquirir una segunda propiedad, no son aptos para la compra de oficinas, galpones o locales comerciales.

De este modo, si se desea comprar un departamento deberá tener la declaración de vivienda y no de oficina.  Salvo esta situación, lo cierto es que la hipoteca de propiedades es más sencilla para el caso de departamentos que de casas. “Para adquirir departamentos es importante el reglamento de copropiedad y las expensas el día”, relató el creador de Inmodata. Claramente, para el resto de las propiedades, los impuestos también deben estar al día así como los planos hechos. En las compras comunes esto suele deducirse del pago del inmueble, pero para el crédito hipotecario la cancelación debe ser previa con la barrera económica que puede implicar el valor de deudas tributarias acumuladas.

Archivado en