Entrevistas MDZ

Eduardo Pulenta: “El empresario argentino está preparado para todo tipo de adversidades”

Desde hace 12 años forma parte del Consejo Empresario Mendocino (CEM) y también es referente del sector vitivinícola, con una empresa familiar que va por la cuarta generación. Aseguró que por la falta de reglas de juego claras, los empresarios “no pueden dormir”. La visión de una Mendoza "estancada"

Diana Chiani
Diana Chiani domingo, 10 de septiembre de 2023 · 09:01 hs
Eduardo Pulenta: “El empresario argentino está preparado para todo tipo de adversidades”
Eduardo Pulenta habló sobre la visión del CEM en aspectos clave de la economía Foto: Maximiliano Ríos/MDZ

Presidente del Consejo Empresario Mendocino (CEM) y director de Pulenta States, Eduardo Pulenta también forma parte del directorio de Bodegas de Argentina (BA). Pertenece al CEM desde hace doce años y desde 2022 y hasta 2024 estará al frente de un espacio formado por empresarios de distintos rubros. “El objetivo es tener una mirada amplia del sector privado sobre cuestiones que son importantes para la provincia”, sintetizó Pulenta.

En esta línea, el CEM se hace cargo de realizar diversos informes sobre ejes que consideran centrales, análisis a partir de los cuales buscan “aconsejar” sobre direcciones posibles a tomar. “Tratamos de contribuir a una mejor toma de decisiones”, subrayó el empresario. Entre otros, el Consejo se ha focalizado en la educación, con un programa a través del cual capacita a directores de escuelas, así como ha puesto el ojo en la matriz productiva, la situación hídrica y la institucional a nivel provincial.

El Consejo ya ha comenzado a planificar el Foro de Inversiones para 2024 y que, desde 2018, realiza en el marco de los festejos vendimiales con el fin de incentivar la llegada de capitales privados a la provincia. Además, se ha reunido con los cuatro candidatos a la gobernación y, “como es un espacio apartidario, a todos les entregaremos un informe sobre el estado actual del sistema educativo. Allí plantearemos cuáles creemos que son las principales necesidades en este tema”, detalló Pulenta.

- ¿Cuáles son las principales necesidades de los empresarios hoy?
El sector privado necesita reglas claras, para crecer es importante una estabilidad macroeconómica. Nadie puede trabajar con estos niveles de inflación y eso es básico para cualquier empresa, tenga el tamaño que tenga. 

- En un escenario macro complejo, ¿qué aporte puede hacer el sector privado?
Mendoza sufre los mismos problemas macro que el resto del país y en este contexto es difícil decir qué le puede aportar el sector privado al público porque los puntos para mejorar están a la vista. Se necesita crédito, estabilidad de precios y macroeconómica. También que nos pongamos de acuerdo para los próximos 50 años, no importa quien gobierne. Tenemos que hacer que vuelva la confianza y puedan regresar a Mendoza las inversiones que llegaron en los años 90 y que, después, no se repitieron. Mendoza sigue estancada en ese sentido.

Eduardo Pulenta habló de las últimas medidas del ministro Sergio Massa.

- Con respecto a esta seguridad, ¿cómo impactan las últimas medidas que anunció el ministro Sergio Massa en el día a día de una empresa?
- Creo que recibimos una noticia buena y otra mala. Me gusta ser optimista y lo bueno es que se logró la baja de las retenciones, que era algo que venía pidiendo el sector para mejorar la competitividad. Además, hoy Argentina necesita dólares y es una buena medida en este punto.
Lo malo es que el Estado intervenga en el sector privado, que ya asume su riesgo cuando piensa su negocio. Es muy azaroso que el Estado diga qué tiene que hacer o pagar y qué no, con relación al bono salarial que se propuso. Primero porque muchas pymes no podrán cumplir con eso e implica una gran complicación, pero, lo más importante, es que creemos que son parches que solo se traducen en más inflación porque la industria tiene aumento de costos y eso se traslada a precios.
Con el bono resolvemos septiembre y octubre, pero ¿qué va a pasar en noviembre y diciembre? En las paritarias vitivinícolas, que es lo que más conozco, discutimos que el bono sea hasta febrero ya que no tiene sentido dar un bono electoral que, a la larga, se traslada a precios. Tenemos que buscar políticas de largo plazo que ataquen el problema más grave que es la inflación, así como cortar con la emisión monetaria.

- A partir de las reuniones con los candidatos, ¿qué esperan para el año que viene?
Un contexto muy difícil… por suerte Mendoza tiene las finanzas ordenadas, que es importante, pero, en líneas generales, estamos frente a un próximo año complicado. Teníamos una inflación de 6 o 7 por ciento y se cree que agosto va a estar en los dos dígitos (12 a 15 por ciento, tal vez) lo que, sumado a la devaluación produce una fuerte distorsión de precios. Entonces creemos que, gane quien gane, el 2024 va a ser un año difícil porque va a ser muy difícil bajar la inflación, controlar la emisión e ir al fondo de la cuestión que es la pobreza, que está en índices muy altos….
Pese a esto no hay que perder las esperanzas ya que nuestros hijos, nuestros hijos viñedos y empresas están acá. Haremos lo posible para transitarlo en paz y sin disturbios.

- La eliminación del 4,5% de retenciones, más la suba del dólar oficial, ¿alivia al sector vitivinícola?
Ambas eran medidas que el sector reclamaba desde hacía tiempo por las dificultades que implicaban en la competitividad. Sin embargo, si con la inflación que se espera en los próximos meses, el valor del dólar vuelve a quedar rezagado, la situación de atraso se va a reiterar, aunque ya sin el pago de los derechos de exportación.

El presidente del CEM anticipó un 2024 difícil.

- ¿Qué le hace falta a la vitivinicultura para crecer o para no caerse?
Creo que hoy es básico lograr Tratados de Libre Comercio (TLC). Argentina está fuera del mundo y no tenemos TLC con ningún país. Ni siquiera logramos que Brasil saque el impuesto interno, ya que si bien tenemos arancel cero para ingresar, a ellos se les carga un impuesto en el que el costo del vino queda más alto que, por ejemplo, en Estados Unidos. Lo otro es la estabilidad macro de la que ya hemos conversado.

- Con la apertura y los TLC, ¿no se destruiría la industria nacional como ya ha pasado?
En Argentina tenemos bodegas españolas, italianas, nacionales… nuestros productos son competitivos en todo el mundo, por lo que el país se inserta en el mundo se inserta en el mundo, la industria nacional se va a beneficiar. Las industrias que están protegidas deben ponerse a tono para ser competitivas. Eso sí, para ello también es importante el acceso al crédito para, entre otras cosas, realizar la reconversión hídrica y de los viñedos que todavía no lo hicieron.

- Si tuvieras que definirlo, ¿cómo es el gen del empresario argentino?
Somos generalistas: ingenieros, economistas, empresarios generalistas… sabemos cómo subsistir. El gen del empresario argentino es que estamos preparados para todo tipo de adversidades, con los problemas que te decía recién, con capital propio, falta de acceso al crédito, salir a pelear por el ingreso de una maquinaria, para conseguir dólares. Estamos atentos al cambio de las reglas del juego. Hoy no podés dormir tranquilo, ya que tenés que tomar todos los días decisiones, cambiar los precios y ver qué cambios aparecen en el horizonte.

Mirá la entrevista completa a Eduardo Pulenta

 

Archivado en