Por qué el dólar soja a $200 equivale a una devaluación del peso

Por qué el dólar soja a $200 equivale a una devaluación del peso

El especialista económico Carlos Burgueño conversó con MDZ Radio y analizó cómo el establecimiento del dólar soja se puede concebir como una devaluación del peso.

MDZ Radio

MDZ Radio

El periodista y economista de MDZ Radio Carlos Burgueño habló sobre cómo el “dólar soja” representa una devaluación gradual y silenciosa del peso.

“Evidentemente hay un valor al cual el comercio exterior funciona y hay un precio al que no. ¿Cómo llevaste el tipo de cambio al nivel similar que los sojeros eligieron para liquidar? Ayer la devaluación fue 0.8%, es un montón, no es que el dólar oficial está quieto, sino que hay una devaluación, lo que pasa es que es gradual y silenciosa”, explicó Burgueño.

Para el especialista la noticia de la caída del blue es igual de importante que la devaluación del dólar oficial. “Obviamente el blue cayó un 5% y el oficial subió menos de 1%. Hay que ver qué sucede hoy, pero hace dos o tres días que ocurre este movimiento”. 

Según Burgueño, evidentemente el Gobierno reconoce que hay un retraso cambiario fruto de la inflación y apunta a corregirlo. Además remarca la figura de Gabriel Rubinstein ya que según él es quien tiene en mente toda la estrategia. Era importante su llegada al Gobierno ya que “tiene en la cabeza la estrategia cambiaria y es alguien que sabe''. 

El problema de establecer el dólar a un solo precio para el especialista, es la devaluación que se traslada a los precios, en donde se podría llegar a una gran inflación del 150%. Esto se debe a que “las otras variables se encuentran descontroladas: el déficit fiscal, la emisión monetaria”. Por lo que remarca: “está claro que una devaluación termina directo en precios”. 

Además argumenta la razón por la cual el Gobierno no decide devaluar de manera abrupta: “Si vos lo haces sin más y llevas a $180 el tipo de cambio, vas a tener un shock inflacionario pero además como tenés un déficit fiscal que no está controlado, la emisión monetaria debe ir para un lado pero también para el lado laboral, teniendo que actualizar los sueldos. Sino sería un ajuste sangriento”. 

Para cerrar, el especialista concluyó: “Hay que dar expectativas inflacionarias -fiscales y monetarias- más serias y después trabajar sobre el tipo de cambio. Cuando esto último no genere consecuencias tan directas”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?