Cuál es la exigencia de Estados Unidos para desarrollar Vaca Muerta

Cuál es la exigencia de Estados Unidos para desarrollar Vaca Muerta

Se refirió al impacto de la macroeconomía en la actividad hidrocarburífera en la formación no convencional, y reclamó condiciones de mercado y acceso a las divisas para movilizar inversiones. Hoy se verá con el ministro de Economía Sergio Massa en Argentina Oil & Gas Patagonia (AOG).

Carlos Boyadjian

Carlos Boyadjian

El embajador de Estados Unidos en Argentina, Marc Stanley, destacó este martes el potencial productivo que tiene la formación no convencional de Vaca Muerta en Neuquén y Mendoza, y al mismo tiempo trazó los ejes que a su entender debe seguir la Argentina para atraer las inversiones necesarias en el reservorio de shale oil y gas.

En el marco del encuentro que organiza la Cámara de Comercio Argentina-Texas (ATCC) en Neuquén el diplomático expuso las cuatro claves para el despegue de Vaca Muerta: libre acceso a divisas y posibilidad de repatriación de capitales; un marco regulatorio y fiscal estable; precio de mercado en gas y petróleo; y mejoras en la infraestructura de ductos y en la exportación, consignó el portal especializado Más Energía.

El reclamo de Stanley llega apenas horas antes de que comience la la Argentina Oil & Gas Patagonia, a la que asistirá el ministro de Economía Sergio Massa, acompañado de la nueva secretaria de Energía, Flavia Royón.

Puntos clave para el despegue

Con el tono amable que lo caracteriza y tras enfocarse en el impacto que tiene la macroeconomía en el desarrollo de los negocios, el embajador de Estados Unidos en el país fue al hueso. Pidió sólo cuatro cosas pero de muy difícil cumplimiento para el Gobierno. 

Sí está en la agenda gubernamental la mejora de la infraestructura de ducto y, de hecho, esta mañana se firmará el contrato para comenzar las obras del primer tramo del gasoducto Néstor Kirchner en Salliqueló, con la presencia del presidente Alberto Fernández y el ministro Massa.

Pero es el único punto de la agenda planteada por Stanley en la que el Gobierno está dando señales positivas. El resto sin dudas será visto como un reclamo excesivo. 

En lo que hace a la libre acceso a las divisas, no hay ningún sector productivo en la Argentina que disponga de esa prerrogativa. Ni siquiera el sector agropecuario, que es el principal generador de divisas puede tener acceso irrestricto a divisas para importar fertilizantes y herbicidas. 

CEOs de compañías que operan en Vaca Muerta y hasta el gobernador, Omar Gutiérrez (derecha) estuvieron presentes.

La razón es sencilla. El Banco Central tiene hoy reservas de libre disponibilidad en niveles extremadamente bajos, al punto que algunos analistas sostienen que apenas llegan a los US$1.000 millones.

En cuanto a la posibilidad de repatriar capitales, está totalmente fuera de la agenda gubernamental. Es una realidad que hasta parece razonable en momentos en que el Banco Central tuvo que pedirles a los importadores que acuerden con sus proveedores del exterior que les envíen los insumos para producir localmente, pero que el pago de las importaciones se hará a los 180 días.

En relación al marco regulatorio y fiscal estable, las propias características de la actividad petrolera y gasífera no convencional, con importantes inversiones a largo plazo, requieren ese tipo de tratamiento.

Sin embargo, en Argentina sólo el sector minero cuenta hoy con un régimen semejante a partir de la Ley de Inversiones Mineras de 1993, que tampoco se cumple en su totalidad. En el caso del petróleo y gas se espera que se incluya en la nueva Ley de Hidrocarburos que está en debate en el Congreso.

El otro punto que choca con la política energética nacional es el que tiene que ver con los precios del gas y el petróleo. Estados Unidos pide precios de mercado pero en el país rige desde 2015 un "barril criollo". Hoy el precio del crudo Brent, el de referencia en el país, es de 94,60 (US$/barril), pero el criollo se paga a unos 57 dólares.

En el caso del gas se paga hasta US$3,50 el millón de BTU (la unidad de medida del gas), pero los barcos regasificadores cotizan a un nivel de hasta US$50 el millón de BTU.

Mirada optimista

Pese a esta situación, el embajador Marc Stanley se mostró optimista de cara al futuro energético de Argentina. “No puedo imaginar un triunfo más grande tanto para la Argentina como para el mundo”, destacó y consideró que es necesario generar ámbito propicio para acelerar el desarrollo de Vaca Muerta.

“Con las condiciones adecuadas siguiendo los principios del mercado, se podrá desbloquear Vaca Muerta y transformar el futuro de la Argentina, estabilizar la economía, fomentar el bienestar, y afianzar nuestras relaciones comerciales e inversiones”, subrayó.

“El desarrollo del valor total de Vaca Muerta tendría un impacto profundo en la situación macroeconómica del país”, apuntó. Y agregó: “La Argentina se ubica por debajo de la mayoría de los países con recursos no convencionales importantes, en lo que respecta a indicadores de competitividad y facilidad para realizar negocios”.

“Los recursos de Vaca Muerta tienen el potencial de generar grandes beneficios para la Argentina, para los Estados Unidos, y para el mundo si encontramos soluciones en trabajando a la par e invertimos en esto juntos”, remarcó el embajador estadounidense.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?