Crece la tensión

Cuál es la mala noticia con la que las automotrices cierran el año

El 2022 estuvo marcado por los problemas para importar por falta de dólares. El sector automotor lo vivió de forma directa y generó desabastecimiento de insumos del exterior. El Gobierno nacional había acordado achicar el plazo para liberar dólares, pero no lo está cumpliendo

Horacio Alonso
Horacio Alonso domingo, 25 de diciembre de 2022 · 08:02 hs
Cuál es la mala noticia con la que las automotrices cierran el año
Foto: Telam

Desde este fin de semana comienzan las vacaciones en las terminales automotrices y autopartistas y el cierre de las plantas traerá algo de respiro para un fin de año muy ajetreado por los problemas para importar. 

Este período servirá para ganar tiempo, para que se normalice la situación y poder retornar a mediados de enero del 2023 con un panorama menos incierto. 

El tema que más preocupa es el no cumplimiento del acuerdo alcanzado entre las empresas y los funcionarios de la Secretaría de Comercio, que establecía la reducción de los plazos de pagos a los proveedores del exterior que, desde hace unos meses, se había extendido a 180 días, en lugar de los 30 o 60 días que estaban vigentes. 

Ése era el tiempo que prometió el Gobierno nacional para liberar dólares al valor oficial para las importaciones de materias primas, autopartes y vehículos.  

Sin embargo, desde hace semanas que no se cumple y la excusa oficial pasa por las dificultades para implementar el nuevo sistema. A esta altura, los empresarios esperaban tener una solución pero despiden el 2022 con la mala noticia de que el problema continúa.

“Nos vienen prometiendo todos los días que se va a arreglar, pero en la práctica nada sucede. Seguimos pagando a 180 días. Lo que hace imposible operar con normalidad” dijeron a MDZ desde una automotriz. 

La misma explicación se recibe desde las empresas autopartistas que son las más complicadas para hacer frente a un plazo de pago mayor. 

“A esta altura no sabemos si lo que dice el Gobierno nacional es cierto o sólo una forma de ir pateando el problema porque no hay dólares. Es todo muy improvisado” dijo el dueño de una pyme autopartista. 

Lo concreto es que se llegó a fin de diciembre con este problema sin solucionar y esta situación abre un panorama incierto a partir de mediados de enero cuando todas las automotrices y autopartistas vuelvan a la actividad, después de las vacaciones. 

“Si esto se mantiene como hasta ahora va a ser muy difícil cumplir con los objetivos de producción para el 2023” alertaron desde otra automotriz. Hay que tener en cuenta que todas las terminales están proyectando aumentar la fabricación de vehículos para cubrir, principalmente, la mayor demanda externa. 

El mayor plazo para liberar dólares al cambio oficial, dispuesto por el Gobierno nacional hace tres meses, llevó a que los proveedores del exterior advirtieran a terminales y autopartistas que iban a cortar los envíos al país, si no se volvía a los plazos anteriores. En muchos casos, se cortaron los suministros. La consecuencia de esta decisión puso al sector en situación crítica por la inminente parada de la producción. 

Desde la entidad que agrupa a las terminales (ADEFA) se negoció con las autoridades regresar al esquema anterior y poder conseguir los dólares para pagar al exterior en 30 días o poco más. 

Si bien no hubo nada firmado, se acordó reponer esos plazos. Hace unos diez días comenzó a funcionar el nuevo esquema y empezaron a salir algunas SIRA para autopartistas a 30 días. 

Esto trajo un gran alivio a los autopartistas. Sin embargo, con el correr de los días volvió la preocupación porque las aprobaciones con ese plazo fueron una excepción y, la mayoría, volvieron a aprobarse con 180 días. 

El reclamo de los autopartistas llegó a la cámara que los agrupa (AFAC) y a las terminales con las que trabajan. Desde entonces, hay una gran confusión en el sector porque nadie sabe cómo funciona el régimen. 

“Pedimos explicaciones y lo que nos dicen es que es un problema de implementación. Entendemos que se irá normalizando, pero es muy difícil planificar con este nivel de incertidumbre” dijeron a MDZ desde una automotriz. 

El tema causa mucha preocupación en entre los autopartistas porque no saben cuándo recibirán los dólares para pagar. Incluso, desde las casas centrales de algunos proveedores multinacionales están pidiendo explicaciones a su filial local para entender cómo se está operando. 

 Las automotrices vienen trabajando al límite y, en los últimos meses, algunas tuvieron que suspender producción porque algún proveedor no llegó a tiempo para abastecer con sus productos por problemas con la importación. En estos casos, se suma el faltante de semiconductores. 

Para paliar las restricciones de divisas, hay terminales que están financiando a sus autopartistas para que puedan seguir importando. El problema es que, con la indefinición del problema, el monto en juego va creciendo y genera un desajuste financiero para las empresas. 

 

 

Archivado en