El poder de la inversión en dividendos

El poder de la inversión en dividendos

Las ganancias que distribuyen las compañías podrían incrementar el capital de formas inimaginables.

Inversor Global

Inversor Global

Si uno comienza a hablar sobre la inversión en dividendos en el próximo asado con amigos, es muy posible que no nos vean como el alma de la fiesta. Pero eso está bien porque, aunque los dividendos no son necesariamente lo más atractivo para una charla con amigos, son una manera infalible de obtener rendimientos consistentes y predecibles en el mercado. Y, durante décadas, los inversionistas experimentados se han apoyado en los dividendos para ayudar a impulsar sus carteras a través de buenos y malos tiempos en el mercado.

¿Qué es un dividendo?

Cuando una empresa obtiene un beneficio, se le abren dos opciones:

  1. Reinvertir en el negocio: esta es la opción elegida por muchas empresas de alto crecimiento. Pagan deudas o expanden sus operaciones para obtener mayores ganancias en el futuro.
  2. Emitir un dividendo a los accionistas: un dividendo es una parte del beneficio de una empresa después de impuestos, distribuido a sus accionistas de acuerdo con el número y la clase de acciones que tienen.

¿Cómo y cuándo se emite un dividendo?

Tanto el monto como el momento de los dividendos están determinados por el Consejo de Administración. Generalmente, para las empresas con cotización pública, los dividendos ocurren trimestral o anualmente.

La mayoría de los dividendos son declarados por compañías grandes y establecidas, también conocidas como blue chips (por ejemplo, P&G y McDonald’s). Los dividendos a menudo se pagan si una empresa no puede reinvertir su efectivo a una tasa mayor que los accionistas.

Lo más importante para los inversionistas es que los dividendos de buenas compañías deben ser predecibles y sostenibles. Algunas empresas como Coca-Cola han estado pagando dividendos ininterrumpidos en acciones ordinarias por más de un siglo.

¿Por qué es tan poderosa la inversión en dividendos?

La mayoría de los inversores son conscientes del poder del interés compuesto, y los dividendos funcionan de manera similar, especialmente cuando los dividendos se reinvierten en la empresa. Es por eso por lo que invertir USD 10.000 en Coca-Cola en 1962 hubiera rendido más de USD 2 millones para 2012, 50 años después.

Las ventajas de la inversión en dividendos son las siguientes:

  • Las empresas pueden aumentar los dividendos con el tiempo. P&G, por ejemplo, ha aumentado su dividendo cada año durante 60 años.
  • Las empresas no pueden falsificar dividendos. Una compañía declara un dividendo o no lo hace. No hay artilugio posible.
  • Los dividendos protegen contra la inflación. Los dividendos han aumentado 4,2% anual desde 1912, y la inflación de Estados Unidos ha aumentado un 3,3% anual en promedio.
  • Los dividendos crean valor intrínseco, ya que generan flujo de efectivo para los inversores.
  • Esta modalidad puede ayudar a combatir la volatilidad, porque el rendimiento de los dividendos aumenta a medida que cae el precio de mercado de una acción, lo que hace que la acción sea más atractiva.

Los dividendos son una forma clave para que las empresas devuelvan dinero a los accionistas y, en muchos casos, las acciones de dividendos pueden ser un componente poderoso en la cartera de un inversor.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?