La economía se encoge: bajan depósitos y préstamos

La economía se encoge: bajan depósitos y préstamos

Las colocaciones de público y empresas en cuenta corriente y caja de ahorros cayeron 26% en un año en términos reales, es decir, neteando el efecto de la inflación. Un informe de Quantum refleja las razones de este comportamiento y su correlato en los préstamos de bancos.

Guillermo Laborda

Guillermo Laborda

Los pesos no duran demasiado en las manos de los argentinos: los depósitos en bancos y su contracara, los préstamos están en retroceso, una tendencia que se observa desde julio del 2020. Un informe reciente de la consultora Quantum Finanzas, que preside Daniel Marx refleja lo que viene sucediendo con estos datos clave de la economía que están ocultos detrás de la fuerte emisión de pesos que hiciera el gobierno kirchnerista en plena pandemia y la suba de los precios.

Parte del Informe, un cuadro con el detalle de los depósitos en el sector privado. Fuente: Quantum Finanzas

Precisamente el surgimiento del covid-19 provocó en sus inicios que aumentara por precaución la demanda de pesos del público. Pero con el paso de las semanas, eso se fue revirtiendo: cayó gradualmente esa demanda y la inflación empezó a reflejar esa mega emisión de pesos efectuada desde el BCRA. Pero ¿qué están haciendo los argentinos con sus depósitos en pesos? ¿Y con los préstamos? El Informe de Quantum, titulado “Depósitos y Préstamos, reflejo de una economía que se reduce” contiene los siguientes datos de lo que está aconteciendo con los pesos en circulación:

  • Entre marzo y julio del año pasado los depósitos del sector privado en pesos crecieron 23% en términos reales, por la fuerte expansión del gasto público y su financiamiento a través del BCRA, en un contexto de brusca caída de la actividad económica. Parte de los fondos recibidos por el sector privado se fue acumulando en las cajas de ahorro y cuenta corriente de los bancos, por razones precautorias asociadas con la incertidumbre de las consecuencias de la pandemia.
  • Pero desde julio del 2020, cuando gradualmente se abre la actividad económica, aumenta el gasto del sector privado, la inflación comienza a acelerarse y cae la demanda de dinero, los depósitos inician un proceso de caída en términos reales, comportamiento que se observa hasta la actualidad, con una reducción acumulada en el último año de 9% real.
  • Por tipo de depósito, la mayor contracción real en el último año corresponde a los transaccionales, particularmente los de caja de ahorro -cayeron 26%- mientras que los de plazo fijo, que representan el 47% del total, cayeron 1%. Estas variaciones son indicadores de un comportamiento defensivo ante el aumento en la tasa de inflación. En ese sentido, los depósitos a plazo fijo ajustables por precios subieron 108%, pero siguen siendo un producto con poco peso en el total -representa sólo el 3% del total de los depósitos.
  • Otro reflejo de las consecuencias de la aceleración de la tasa de inflación es la evolución del dinero en circulación en manos del púbico. Mientras que llegó a crecer a un ritmo interanual de 33% real durante la pandemia (octubre del 2020) en la actualidad se está contrayendo a un ritmo real anual del 15%.

La contracara de los depósitos en bancos son los préstamos. En un contexto en que caen las colocaciones de público y empresas es inevitable que sigan igual camino los préstamos. Los “Adelantos en cuenta y descuento de Documentos” son los que más cayeron -en promedio 16%-, mientras los de consumo a familias -Tarjetas y Personales- que representan el 48% del total de los préstamos en pesos al sector privado cayeron 12%.

    

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?