Cómo transitar la vía rápida de las inversiones

Cómo transitar la vía rápida de las inversiones

Existen tres tipos de inversor en función del nivel de conocimientos financieros: los que buscan problemas, los que buscan respuestas y los que se valen de un asesor para invertir.

Robert Kiyosaki

Robert Kiyosaki

Existen diferentes niveles de inversores en función de su educación financiera. También hay diferentes tipos de inversores, al igual que diferentes personalidades:

  • Tipo A: inversores que buscan problemas.
  • Tipo B: inversores que buscan respuestas.
  • Tipo C: inversores que buscan un “experto” que les diga qué hacer.

Inversores tipo C

Los inversores tipo C no tienen educación financiera y buscan personas que les digan en qué invertir. Las personas de las secciones E (empleados) y S (empleados autónomos) en el cuadrante del flujo de dinero (cash flow) se están viendo obligadas a participar en el juego de las inversiones debido a cambios en los planes de retiro en todo el mundo. Tienen poco interés en invertir en su educación para poder convertirse en mejores inversores. No saben nada, lo que significa que deben confiar en los consejos de otros supuestos expertos.

¿Cuál es la probabilidad de que el inversor tipo C tenga éxito? Casi tantas como ganar la lotería.

Inversores tipo B

Los inversores tipo B buscan respuestas. A menudo hacen preguntas como:

  • “¿En qué me recomiendas que invierta?”.
  • “¿Crees que debería comprar una propiedad inmobiliaria?”.
  • “¿Qué acciones son buenas para mí?”.
  • “Hablé con mi asesor y me recomendó que diversificara”.
  • “Mis padres me dieron algunas acciones. ¿Debería venderlas?”.

Los inversores tipo B deben entrevistarse con varios asesores fiscales, abogados, brókers y agentes inmobiliarios para elegir alternativas cuidadosamente y comenzar a implementar los consejos que reciben.

Estos deben encontrar asesores que practiquen lo que predican y huir rápidamente de cualquiera que venda consejos de inversión y se enriquezca solo con comisiones y tarifas. Los inversores tipo B deben buscar asesores de inversión que ganen dinero invirtiendo en las mismas inversiones que están sugiriendo.

Con frecuencia, encuentro que muchos empleados y autónomos de altos ingresos caen en la categoría de inversores tipo B porque están ocupados y tienen poco tiempo para buscar oportunidades de inversión o aprender sobre cómo llegar al lado derecho del cuadrante del flujo de dinero.

Por lo tanto, quieren que alguien les de las respuestas en lugar de obtener el conocimiento por sí mismos. Este grupo suele comprar lo que el inversor tipo A llama “inversiones de retail”, que son inversiones que se han empaquetado para la venta a las masas.

Inversores tipo A

Los inversores tipo A buscan problemas. En particular, buscan los problemas causados por quienes se meten en aprietos financieros. Los inversores que son buenos para resolver problemas esperan obtener rendimientos del 25% al infinito de su dinero. Poseen las habilidades necesarias para tener éxito como propietarios de negocios e inversiones, y utilizan esas habilidades para resolver problemas causados por personas que carecen de dichas habilidades.

Por ejemplo, cuando comencé a invertir con solo USD 18.000, me enfoqué en pequeños condominios y casas que estaban en ejecución hipotecaria debido a problemas creados por inversores que no administraban bien su flujo de ingresos y se quedaban sin dinero.

Después de unos años, todavía me encontraba buscando problemas, pero esta vez los números eran mayores. Hace varios años, me enfoqué en adquirir una empresa minera de USD 30 millones en Perú. Si bien el problema y los números eran mayores, el proceso fue el mismo.

¿Es posible ser estos tres tipos de inversor a la vez?

Particularmente, opero como los tres tipos de inversores. Soy un inversor tipo C cuando se trata de fondos mutuos. Cuando me preguntan “¿Qué fondos mutuos me recomiendas?”, le digo a la persona: “No tengo ni idea”.

Como inversor tipo B, busco respuestas profesionales a mis problemas financieros. Busco respuestas de mis asesores, incluidos estrategas fiscales y patrimoniales, corredores de bolsa, banqueros y corredores de bienes raíces. Cuando encuentras buenos profesionales en este sentido, estos te brindan una gran cantidad de información que muchas personas no tienen el tiempo para adquirir personalmente.

El consejo de mis asesores financieros es valioso porque conocen los fideicomisos, testamentos y seguros mucho mejor que yo. También están más cerca del mercado y más actualizados con cualquier cambio en las leyes y cómo eso podría afectar a los mercados. La inversión implica mucho más que simplemente comprar y vender.

También les doy mi dinero a otros inversores para que inviertan por mí. Estas son personas que conozco y en las que confío. Si eligen invertir en un área de la que no sé nada, como viviendas para personas de bajos ingresos o grandes edificios de oficinas, puedo optar por darles mi dinero porque sé que son buenos en lo que hacen y confío en sus conocimientos.

Cómo transitar la vía rápida

Si comienzas poco a poco y aprendes a resolver problemas, obtendrás una inmensa riqueza a medida que mejores cada vez más en la resolución de estos conflictos.

Para aquellos que deseen adquirir activos más rápido, nuevamente enfatizo en la necesidad de aprender primero las habilidades de los sectores B (empresario) e I (inversores) del cuadrante del flujo de dinero.

Recomiendo aprender a construir un negocio primero porque brinda una experiencia educativa vital, mejora las habilidades personales, proporciona un flujo de ingresos pasivos para suavizar los altibajos del mercado y brinda tiempo libre.

 

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?