Consejos financieros: qué tomar y qué ignorar

Consejos financieros: qué tomar y qué ignorar

Los asesores financieros o corredores de bolsa pueden ser un activo valioso para tu estrategia o una influencia muy negativa.

Robert Kiyosaki

Robert Kiyosaki

Cuando se trata de asesoramiento financiero, ¿a dónde acudes? Si eres como la mayoría de las personas, recurres a tu bróker, un asesor financiero o un fondo de inversión. El problema con estas personas, como decía mi padre rico, es que a menudo tienen menos idea de lo que sucede en los mercados que tú.

La razón de esto es que la mayoría de los asesores y corredores son simplemente vendedores. En realidad, no invierten su dinero. Solo saben cómo impulsar los diversos vehículos financieros que sus empleadores (grandes bancos y fondos mutuos) les piden que impulsen.

Uno de los mayores problemas con el dinero en el mundo es que la mayoría de las personas recibe asesoramiento financiero de vendedores en lugar de los ricos, que realmente saben de finanzas. Warren Buffett dijo una vez: “Wall Street es el lugar al que la gente conduce en su Rolls Royce para recibir consejos de las personas que viajan en metro”.

Si las personas no tienen una educación financiera sólida, no pueden saber si un asesor financiero es un vendedor o un estafador, un tonto o un genio. Recuerda que todos los estafadores son simpáticos. Si no fueran amables al decirte lo que quieres escuchar, no los escucharías.

No hay nada de malo en ser vendedor. Todos tenemos algo que vender. Sin embargo, como dice Warren Buffett, “nunca pregunte a un vendedor de seguros si necesitas un seguro”.

Curiosamente, la gran mayoría de inversores nunca conoce a la persona que les quita el dinero. En la mayor parte del mundo occidental, a los empleados simplemente se les deduce el dinero automáticamente de su pago mensual, de la misma manera que el departamento de impuestos recauda impuestos.

Buffett se encuentra entre los hombres más ricos del mundo. Construyó su riqueza siendo uno de los inversores más preparados de la historia. El secreto de su éxito en la inversión proviene del hecho de que la encara como un negocio y comprende cómo funcionan los negocios. Como dice Buffett: “Soy un mejor inversor porque soy un hombre de negocios, y soy un mejor empresario porque soy un mejor inversor”.

¿Estás obteniendo el valor que mereces?

Si necesitas reparar una fuga grave en las tuberías de tu casa, lo mejor es llamar al plomero. Si ese plomero aparece y hace el trabajo correctamente, la fuga se arregla y tú le pagas por su trabajo. Si no es así, no pagas (¡y buscas un mejor plomero!).

A los brókers, por otro lado, se les paga tanto si ganas dinero como si no. La mayoría de los gestores de capitales cobra un 2% simplemente por administrar fondos. Y si ese fondo obtiene algún beneficio, se llevan el 20% de ese beneficio.

Si alguien está tratando de venderte algo, solo te dará las buenas noticias, las ventajas. Se centran en los aspectos positivos para convencerte de comprar y dejar de lado los aspectos negativos que podrían asustarte.

Si alguien está tratando de educarte, te dirá lo bueno y lo malo, porque quiere que tengas la información que necesitas para tomar la decisión por ti mismo, basándote en lo que realmente es lo mejor para ti.

Es importante tener esto en cuenta no solo al hablar con brókers, inversores y similares cuando se trata de tus transacciones financieras, sino también durante la vida diaria. Si un bróker inmobiliario solo te informa sobre las ventajas de una propiedad, sabes que no es del todo sincero. Si un candidato político solo informa sobre las ventajas de su iniciativa propuesta, sabes que hay información que no está compartiendo. A menudo, lo que la gente no te dice puede ser tan informativo como lo que sí te dice. Tener esto en cuenta te ayudará a evitar ser engañado.

¿Crees en la magia?

Como señala Buffett, la razón por la que la mayoría de los inversores se quedan con sus brókers o fondos de inversión es que existe la ilusión de que estos pueden “hacer algo mágico por ellos”. En realidad, ese simplemente no es el caso.

Como señala Bloomberg, “el fondo de cobertura promedio ganó alrededor del 2% el año pasado hasta abril, en comparación con el aumento de alrededor del 6,5% en el índice S&P 500”. Ambos son rendimientos bajos, pero al menos si un inversor invirtiera su dinero en el S&P 500, no tendrían un rendimiento pobre empeorado por las tarifas de gestión del 2% y las comisiones del 20%.

Pero la realidad es que la mayoría de los inversores no son realmente inversores, como tampoco lo son la mayoría de los corredores o asesores. Debido a que las personas tienen un coeficiente intelectual financiero tan bajo, se sienten muy intimidadas por el dinero y las decisiones de inversión. Preferirían creer en el cuento de hadas financiero de que los fondos de inversión son el mejor camino a seguir, cuando se trata de hacer crecer su patrimonio.

El riesgo más grande de un inversor

Mi padre rico solía decir: “El mayor riesgo que existe es no tener control sobre tu estado financiero personal”. También me decía: “Un inversor preparado busca tener el control. Y ese control comienza contigo mismo, tu educación financiera, tus fuentes de información y tu propio flujo de efectivo”.

La principal razón por la que la mayoría de la gente sigue siendo pobre es simplemente que no toman el control de su dinero. Permiten que lo gestionen aquellos que no tienen más calificaciones para administrarlo que ellos mismos y simplemente buscan personas a quienes vender.

Inversores de paquete vs. inversores preparados

Los inversores de paquetes llaman a una empresa de bienes raíces, un corredor de bolsa, un fondo de inversión o un planificador financiero, y compran los activos que estos les ofrezcan. Podría ser un fondo mutuo, una acción o un bono. La inversión en paquete es una forma limpia y sencilla de invertir.

Un inversor preparado, sin embargo, hace lo contrario. Crea su propio paquete de inversiones al encontrar una oportunidad que todos han pasado por alto, recaudando el dinero necesario para realizar la inversión y organizando el equipo adecuado de personas inteligentes para que esto suceda.

Cómo encontrar y utilizar el asesor o fondo de inversión ideal

Ahora, el equipo adecuado puede incluir un corredor o asesor, y a menudo es así, pero la clave es encontrar el adecuado. Por lo general, puedes comenzar a filtrar candidatos haciendo preguntas como:

  • ¿La persona que ofrece asesoramiento está haciendo exitosamente lo que quiero hacer?
  • ¿Practica el asesor los consejos que predica?
  • ¿El consejo está limpio de vínculos comerciales, prejuicios y respaldos pagados?
  • ¿Es realmente un consejo financiero o un argumento de venta?
  • ¿Están interesados en crear una relación a largo plazo o ven esto como una transacción única?
  • Finalmente, ¿confías en esta persona? En tu interior, ¿sientes que son éticos, morales y directos? ¿Confías en que te dicen las cosas como son?

Si hay una respuesta negativa a cualquiera de estas preguntas, no quieres a esa persona en tu equipo.

Sé el jugador más valioso de tu equipo financiero. Hazte cargo de todas las decisiones financieras y no permitas que nadie te desvíe de tus objetivos. Si has reunido un equipo sólido a tu alrededor, ellos te apoyarán en cada paso del camino. Ellos te ofrecerán sus consejos y te ayudarán a evaluar el campo de juego y considerarán todas tus opciones. Pero al final del día, eres tú quien toma las decisiones.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?